La lección de vida más importante que hemos aprendido de Selena Gomez

La cantante y actriz lleva años reivindicando que hay que ser una misma y no dejarse influenciar o presionar por tu entorno. Especialmente cuando, como ella, eres una de las personas más famosas del mundo.

Selena Gomez
Dia Dipasupil

Si hay una famosa cuya vida conocemos casi mejor que la nuestra esa es la de Selena Gomez. También el mejor ejemplo de que, muchas veces, ser famosa no te hace feliz ni con una vida perfecta. La cantante y actriz está en boca de todos estas últimas semanas a raíz del estreno de su documental, 'My Mind & Me', en Apple TV+, un viaje lleno de luces y sombras que realizó desde 2016, y donde decidió confesar públicamente que había sido diagnosticada con trastorno bipolar.

Un ejemplo de valentía que puso a Selena en lo más alto y que millones de personas en todo el mundo agradecieron. Porque si lo necesitas, hay que pedir ayuda y no aislarse nunca. Pero este documental y todo el ruido que ha generado solo es un granito de arena más a un mensaje que la artista lleva años intentando transmitir, y que no es otro que en esta vida hay que ser tú misma, y no dejarte jamás influenciar o presionar por tu entorno. Y más cuando eres una de las personas más famosas y mediáticas del mundo.

El 22 pasado de julio, Selena Gomez celebró su cumpleaños número 30 en una cena con amigos, en la que estaba incluida su mejor amiga Taylor Swift. La estrella de la serie 'Only Murders In The Building' publicó después en las redes sociales algunas fotos de dicha reunión, incluida una sonriendo mientras abrazaba a Swift. Pero lo más llamativo fue el mensaje que escribió: "Después de unos días de celebración, mi corazón se siente lleno, agradecido y puedo decir que me están empezando a gustar mucho los 30. Muchas gracias por ser parte de mi vida, ¡brindo por otra década! ¡Los amo a todos por dentro y por fuera, tanto que duele!". Un mensaje que vislumbraba lo mucho que siempre ha necesitado apoyarse en sus amigos para no sentirse sola en un mundo, como el suyo, tremendamente egoísta y solitario.

Otra lección impagable de Selena pasa por quererse tal y como es y no ceñirse a unos cánones de belleza muy estrictos. “No importa lo que la gente piense de mí, al final yo siempre sigo adelante. He tenido a muchas personas detrás que han intentado derrotarme… pero estoy aquí. Siempre he sido yo misma, siempre lo quise así, he sido elegante, he intentado salir con clase de cualquier situación, solo porque sé lo duro que trabajo… y no voy a dejar que esto me afecte”.

Eso es lo que le llevó a lanzar su propia firma de cosmética, Rare Beauty, y de la que la artista ha dicho en más de una ocasión que ha fundado porque "la sociedad nos está diciendo constantemente que no somos lo suficiente y yo he querido eliminar ese exceso de presión e iniciar un debate constructivo sobre el tema".

Por último, no pasa un día en el que a Selena no le pregunten si tiene pareja (o si va a volver algún día con su primer amor, Justin Bieber), algo que sabe manejar a la perfección. La artista no pretende dejar que esos desengaños la desanimen a la hora de buscar una pareja. O como declara en su documental: "Por supuesto que hay días en los que me siento muy lejos de encontrarlo. Pero prefiero vivir con el corazón roto a no sentir nada". Pues eso, dignidad por encima de todo.

Síguele la pista

  • Lo último