bluecinema / ISTOCK

Esto es lo que le pasará a tu cara en cuanto empieces a utilizar ácido glicólico

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este ingrediente y sus tratamientos faciales.
 

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

El ácido glicólico es un producto muy versátil. De hecho, resulta muy útil en el tratamiento de la piel del rostro de todas las edades, pues es perfecto para eliminar las marcas de acné en las pieles más jóvenes y de reducir las arrugas en las más maduras. Así, el ácido glicólico puede incluirse perfectamente en cualquier rutina de belleza, siempre que se utilice con moderación y siguiendo las recomendaciones de uso. 

¿Qué es el ácido glicólico y cuáles son sus propiedades?

El ácido glicólico pertenece a la familia de los alfa-hidroxiácidos y es un ácido frutal, como los ácidos mandélico, cítrico, láctico y málico. Se deriva del azúcar de caña y tiene una estructura muy pequeña que le permite penetrar profundamente en la epidermis. De todos los ácidos de origen natural, el ácido glicólico es especialmente famoso por su efecto exfoliante y regenerador, ya que es capaz de dejar la piel suave y radiante incluso después de un solo uso.

En las pieles grasas y con tendencia al acné, es muy útil porque reduce el exceso de sebo, desobstruye los poros y elimina las imperfecciones, incluidas las cicatrices superficiales. En cambio, en el caso de las pieles más maduras, es eficaz como tratamiento antiarrugas y contra los signos del envejecimiento. Gracias a sus propiedades exfoliantes, elimina las células muertas y favorece la regeneración de la piel.

Las manchas oscuras que suelen aparecer en el rostro con el paso de los años o debido al sol también pueden tratarse con ácido glicólico. Por último, el ácido glicólico también puede encontrarse como componente activo de cremas o exfoliantes corporales, ya que elimina las células muertas y da un aspecto más brillante y terso a toda la piel.

Contraindicaciones y efectos secundarios del ácido glicólico

Al ser de origen natural, el ácido glicólico no tiene contraindicaciones particulares, pero es aconsejable prestar atención al estado de la piel durante y después de los tratamientos. Si es la primera vez que vas a utilizarlo, lo mejor es preguntar a tu dermatólogo antes de incluirlo en tu rutina, especialmente si tienes la piel sensible o cualquier tipo de afección cutánea.

Por supuesto, su uso no está indicado en caso de herpes, acné con lesiones activas, radioterapia y durante el embarazo y la lactancia.

Por último, es importante saber que el ácido glicólico tiene un efecto fotosensibilizante, es decir, hace que la piel sea extremadamente sensible al sol. Por ello, se recomienda utilizar cremas solares hidratantes y calmantes de alta protección después del tratamiento y, si es posible, evitar la exposición al sol.