Redefine tu cuello

Lo último: la redefinición vectorial, que tensa la zona, engrosa la piel y crea puntos de apoyo.

cuello
Corbis

Se trata de una zona con una piel muy fina, delicada y vascularizada –explica la Dra. Sofía Ruiz del Cueto-, por ello cuenta con menos sistemas de autoprotección o auto-defensa que otras regiones faciales, ya que tiene menos glándulas sebáceas, menos melanocitos… Lo que la hace más sensibles frente al proceso de envejecimiento.

Líbrate del doble mentón. Esto es lo último (sin cirugía): redefinición vectorial del cuello

Objetivo. Redefinir el contorno del cuello o lo que es lo mismo: sujetar elevar y tensar de forma mínimamente invasiva para recuperar la firmeza en la región y solucionar ese descolgamiento de la piel que da lugar a la llamada "papada", que afecta tanto a mujeres como a hombres de muy distintos tramos de edad (desde los 30 años, e incluso antes, en adelante). Un poblema muy común que se da por el afinamiento de la piel, que incide sobremanera en esta región extremadamente falta de puntos de apoyo.

Claves de la técnica

Se basa en una fórmula de infiltración muy específica que conjuga el empleo de micro-cánulas y activos tensores y regenerantes, con el objetivo de combatir el efecto de la ley de la gravedad. Ello provoca un engrosamiento de la piel que incide en ciertos puntos de apoyo definidos anatómicamente como los más óptimos para promover una redefinición integral y continua en 360º.

Paso a paso...

1 Valoración del estado de la zona, nivel de envejecimiento y severidad del descolgamiento.

2 Mapeo de la zona para inversión de vectores y selección de puntos de tracción y apoyo.

3 Tras el trazado y elección de los puntos de apoyo, se procede a realizar un retensionado de la piel con un sistema de cánulas de precisión (que evitan la producción de hematomas más frecuentes en la región del cuello que en otras) y empleando materiales biosensores y bioregenerantes como la Hidroxiapatita Cálcica y el Ácido Hialurónico de baja densidad.

Efectos, tiempos y sesiones

Pasado un mes del primer tratamiento, se realiza una sesión de evaluación para valorar la necesidad, o no, de un pequeño retoque, para tratar otros puntos de tensión y/o reforzar los puntos ya tratados. Al promoverse la auto-estimulación, los efectos perduran a largo plazo. No suele requerirse más de una revisión/sesión de mantenimiento por año.

Técnicas complementarias

El programa Redefining Vectorial se puede complementar con otras técnicas específicas para la región, como láser semi-ablativo fraccionado para eliminar fibromas y arrugas finas; luz pulsada para borrar manchas pigmentarias y puntos rubí, y radiofrecuencia médica, para favorecer aún más el tensionado de la piel.

Precio. A partir de 590 €.

Síguele la pista

  • Lo último