IMAXTREE

Alisado de pelo con keratina, lo que debes saber

¡Cuántas veces has suspirado por levantarte, día tras día, con el pelo perfectamente liso! Los tratamientos de alisado con keratina prometen convertir tu sueño en realidad, pero, es lógico que, antes de hacerte a uno quieras conocer todos sus detalles. Aquí encontrarás todas sus ventajas (y también algún contra).

Cristina Martín Frutos | Woman.es

¡Ay el pelo liso! En verano podemos pasar sin él. Las ondas parecen obligatorias y a nadie le preocupa demasiado que el encrespamiento haga acto de presencia (y si le importa, es probable que lo de estar en la playa, cerca del mar, compensa cualquier pesadilla capilar). Pero, cuando las temperaturas bajan y las prisas forman parte del día a día, ¿quién no suspira por levantarse cada mañana con la melena perfectamente alisada y bajo control? Todas las que hayan tenido este sueño alguna vez, es probable que hayan pensado en la keratina para convertirlo en realidad. Por si fuera poco, tendencias recientes como el glass hair, pelo líquido o las melenas XXL que hemos visto en la gala del MET o en el Festival de Venecia han devuelto los alisados a la primera línea de las peluquerías. 

Sin embargo, el mundo de los tratamientos con keratina está lleno de luces y sombras: ¿qué es la keratina? ¿es perjudicial para nuestro pelo? ¿realmente funciona? A continuación, encontrarás todos los secretos de los alisados. 

¿Queratina o Keratina? La primera duda es meramente ortográfica. Para empezar, según la RAE, escribir este vocablo con 'k' es incorrecto. Sin embargo, aunque no esté oficialmente aceptado, es una buena forma de diferenciar. Cuando hablamos de 'queratina' nos referimos a la proteína más importante en la composición de nuestra piel y, por supuesto, de nuestro pelo, donde es esencial para su elasticidad y resistencia. Mientras que 'keratina' hace alusión a los tratamientos de alisado. Eso sí, hablar de un tratamiento de keratina no es del todo exacto, ya que resulta muy genérico. Es importante saber si estamos ante un alisado brasileño -el que puede considerarse pionero-, una cauterización, uno fotónico que se activa con luz láser LED...

¿Quién puede hacerse un tratamiento de keratina? Aunque se lo podría hacer cualquiera, está pensando, sobre todo, para quienes buscan un pelo liso. Pero no solo se trata de alisar: también puede ayudar a dejar el pelo más manejable, suave y brillante. "Se dirige especialmente a quienes sufren encrespamiento, algo muy típico en las ciudades muy húmedas", nos aclara Noe Puigpey, de LA29 by Noe Puigpey. El experto también señala que es muy demandado para domar los cabellos largos e, incluso, los afro. Por tanto, las melenas deshidratadas, con frizz o muy castigadas son las mejores candidatas para disfrutar de las bondades de la keratina. Mientras que los pelos muy finos deben optar por otro tipo de servicios, ya que este podría aportarles más peso. 

¿Cómo actúa? Al margen de los componentes que se usen en el tratamiento, este tipo de alisados semipermanentes o temporales funcionan de forma química. Es decir, provocan una reacción en el cabello que modifica sus enlaces y los reconstruye. Lo habitual es aplicar el producto sobre el pelo mojado, dejar actuar y sellar con alguna herramienta de calor. 

¿Cuánto dura? "Sus efectos pueden durar entre los 3 y los 6 meses, aunque hay melenas muy agradecidas que los pueden alargar hasta el año", indica Noe Puigpey. En su opinión, para que el efecto sea lo más duradero posible hay que esmerarse en el mantenimiento en casa: "Es imprescindible mimar el cabello, mantenerlo hidratado y usar productos sin sulfatos ni parabenos". Además, añade, es importante usar un champú sin sal o bajo en la misma. También es importante atender a las recomendaciones inmediatas y evitar lavar el pelo, hacerse coleta o recogidos durante los días siguientes etc

IMAXTREE

Entonces, ¿de dónde viene su mala fama?  Después de todas estas bondades, lo curioso es que mucha gente oye la expresión "hacerse una keratina" y se le ponen los pelos de punta. El primer motivo es que hace unos años, en pleno boom, muchos salones se subieron al carro, pero no siempre empleaban productos de calidad. Algunos usaban fórmulas con amoniaco y, el resultado fueron más de una melena quemada y sin vida. La otra razón de la mala fama de las keratinas es el  formol o formaldehído. "Este ingrediente químico es muy perjudicial para el cabello pero, sobre todo, para los estilistas que realizan el tratamiento", explica Puigpey. Pero lo cierto es que ya en pocos sitios se usa. Si lo hacen, se ajustan a las recomendaciones de salud pública -en una concentración menor al 0,2%- y, lo más común es que lo hayan sustituido por otros elementos. "De ahí que ahora existan un sinfín de alisados para lograr distintos efectos", apunta el experto. ¿El más deseado? "El de efecto cabello sano, que lo deja más o menos liso, brillante y sin rastro de encrespamiento", concluye.