Hidratar en exceso tu piel puede ser contraproducente, te contamos por qué

En los días fríos es frecuente tender a aplicar más crema de lo habitual en la cara. Pero, ¿sabías que puede tener un efecto rebote?

El exceso de hidratación puede ser un problema
iStock Photos

La sensación es bastante común. Cuando el frío aprieta, notamos la piel mucho más seca. De hecho, esta percepción, en principio subjetiva, tiene una explicación biológica totalmente objetiva. Cuando bajan las temperaturas, "la piel tendrá menos irrigación, una mayor sequedad, la barrera hidrolipídica se va a alterar y, por tanto, es más fácil que aparezcan rojeces, descamaciones y picor, además de que las enfermedades dermatológicas pueden empeorar", explica la doctora Gema Pérez Sevilla. Sin embargo, y aunque te parezca una contradicción, la solución no pasa por embadunarte la cara continuamente con cremas y mascarillas hidratantes. Es más, como advierte la doctora María Vitale, dermatóloga y directora médica de Cantabria Labs, "el uso excesivo de cosméticos hidratantes puede ser tan negativo como no usarlos".

De hecho, según la doctora, la sobrehidratación es uno de los factores que pueden deteriorar la función barrera, primer escudo de nuestra piel. La radiación solar, la polución, el estrés o los tratamiento médico estéticos y dermatológicos (peelings, láser, IPL...) son otros de los factores. Pero, ¿por qué pasarnos de la raya con la hidratación puede ser negativo? Puede que lo primero que te venga a la cabeza es que se genere un exceso de grasa. Sin embargo, sucede todo lo contrario. Cuando se da un exceso de agua, la piel deja de trabajar y se ralentiza su proceso de descamación natural. "Si la renovación epidérmica es más lenta, los corneocitos -o células muertas- se dejan de exfoliar de forma natural y se acumulan lo que se traduce en aspereza, opacidad. Además, se reduce el suministro natural de agua del propio organismo porque entiende que ya no es necesario", aclara la doctora Vitale.

Paradójicamente, por tanto, la tez está más seca y más débil. Por eso, cabe preguntarse cómo distinguir una piel deshidratada de una sobrehidratada. "La primera es una piel seca, con ligero enrojecimiento, reactiva, descamativa y con textura cutánea alterada. La piel sobrehidratada va más allá: será una piel más sensible y vulnerable a cualquier daño externo y según el grado de exceso puede presentar alteraciones en la textura cutánea", apunta María Vitale. Además, la hidratación excesiva en invierno puede provocar los signos típicos de sequedad cutánea, con tirantez, descamación, incluso pequeñas grietas.

Lo ideal, así pues, consiste en alcanzar un equilibrio hídrico entre la pérdida de agua transepidérmica, que se genera en nuestro organismo, y el aporte de fórmulas hidratantes. Una ecuación que suena más sencilla de lo que es, sobre todo, en épocas de frío, cuando el disconfort cutáneo nos lleva a buscar texturas untuosas e hidratantes. E, incluso, a abusar de ellas. Por todo ello, si contamos con una función barrera activa, cumplir con el objetivo será más fácil. "Productos como el nuevo Endocare Age Barrier ayudan a mantener el control hídrico preservando una función barrera activa", aconseja la doctora Vitale. En definitiva, si fortalecemos a diario esa primera capa de nuestra piel, ni siquiera surgirá la necesidad de sobrehidratarla.

Seis fórmulas para preservar la función barrera

Serum Endocare Hyaluboost Age Barrier

Endocare Hyaluboost Age Barrier, de Cantabria Labs. Este sérum antiedad activador y reparador de la función barrera mejora la hidratación y resistencia de la piel gracias a su combinación de ingredientes. Su fórmula contiene la tecnología patentada Edafence junto con niacinamida, ceramidas y ácido hialurónico. Un gran aliado para mantener el equilibrio hídrico. Su texutra, por cierto, es ultraligera y muy confortable. Precio: 62 euros.

Émulsion Écologique, de Sisley

Sisley acaba de reformular su mítica Émulsion Écologique, lanzada hace más de cuatro décadas. Un tratamiento que gracias a sus activos vegetales equilibra la microbiota, principal componente de la primera capa de nuestra piel. Además, ayuda a impulsar la propia inmunidad cutánea. Precio: 141 euros.

Antiaging Hydra-P Serum, de Usu Cosmetics

Antiaging Hydra-P, de Usu cosmetics es un serum que mantiene la hidratación y repara la función barrera gracias al ácido hialurónico y al pantenol. Además mejora la elasticidad y rellenar líneas de expresión por la acción del complejo vegetal. Precio: 36,90 euros.

S.O.S. night cream, de Vera & the Birds

S.O.S. Night, de Vera&The Birds. Este tratamiento nocturno formulado con Argireline ® Peptide y Ceramidas ayuda a que no se debilite la barrera de la piel y a que no se acelere el proceso de envejecimiento cutáneo, construyendo una capa protectora que mantiene la humedad en la piel y la rellena. Precio: 42 euros.

Hydracomplex axt Care, de Virtudestética

Hydracomplex, de Virtudéstica, es una crema regeneradora que contiene ceramidas. La función de este ingrediente no es otra que sellar y conservar la hidratación de la piel y mantener la función barrera cutánea frente a todos los agentes externos e infecciones bacterianas. Precio: 45 euros.

Sérum Timexpert Hydraluronic, de Germaine de Capuccini

Hyaluronic 3D Force, de Germaine de Capuccini, aporta un plus de hidratación, pero sin ir más allá de lo que la piel necesita para reequilibrarse hídricamente. Precio: 35,95 euros.

Síguele la pista

  • Lo último