Dos maneras de triunfar al aplicarse el 'eyeliner' como Irina Shayk

La modelo ha destacado sus ojos con un trazo que alarga la mirada y hace que los ojos sean infinitos

La modelo Irina Shayk en el Festival de Venecia 2022
Getty

Todo lo que haga Irina Shayk es tendencia y, por eso, a pesar de que la modelo se deje ver en menos ocasiones de las que nos gustaría, no hemo podido evitar fijarnos en un detalle de su última sesión de fotos. Hablamos de esa en la que la maniquí aparece enfundada en un mono corto de color negro con tirantes y escote cuadrado al más puro estilo Irma Vep, el mítico personaje que volvió a dar vida la actriz Alicia Vikander para la serie homónima de HBO Max dirigida por Olivier Assayas.

Lo de Vep lo decimos por el color negro y el aire misterioso con el que posa en estas fotos, claro, porque no hemos comentado aún su calzado. ¿Pensabas que lo de sandalias con calcetines era cosa del pasado y la tercera edad? Pues estabas muy equivocada porque es más que probable que esto se acabe convirtiendo en tendencia y no nos extraña porque queda (o a el menos, a ella) muy bien. Apúntatelo: cangrejeras con correas más calcetines del mismo color es igual a triunfo absoluto.

Este, por cierto, tampoco ha sido el detalle que más nos ha llamado la atención de este carrete, como tampoco lo han sido sus gafas de esquí al más puro estilo Rosalía en la edición del Coachella que acaba de terminar, sino que ha sido su propuesta 'beauty' lo que más nos ha gustado sin duda de esta sesión. Hablamos de una idea en la que tienen todo el protagonismo los ojos gracias a un trazo de 'eyeliner' muy particular.

Hablamos de un 'eyeliner' XXL, que delinea todo el contorno del ojo y el párpado móvil y lo lleva en dirección al final de las cejas para crear un efecto de mirada profunda y elevada. Para no alargar exclusivamente esta parte del ojo, el delineador también alcanza el lagrimal ━una tendencia, por cierto, de la que Pilar Rubio lleva años enamorada para dar mayor protagonismo a su intensa mirada azul━, hacia la esquina interior del ojo, lo que le confiere un aspecto felino.

Una vez visto este maquillaje, no podemos evitar recordar aquel look para la historia que la maniquí lució en la pasada edición del Festival de Cannes, cuando se pintó los ojos como en su día lo hacía Ronnie Spector, tomó como referencia Amy Winehouse y retomó hace no tanto la actriz Julia Fox (no, no podemos olvidar aquella fiesta post-Oscar 2022 en la que llevó un bolso confeccionado con pelo humano).

En el festival francés, por su parte, la modelo se convirtió en un cisne negro con un vestido satinado que demostró que con solo dos puntos clave, el vestido y la mirada, era capaz de acaparar todos los flashes. Curiosamente, horas antes se había coronado como una de las invitadas más destacadas de un evento organizado por Georgio Armani, en el que apareció sin una sola gota de maquillaje y con el pelo suelto. Está demostrado que a Irina le encantan los contrastes.

Síguele la pista

  • Lo último