Errores que pueden estar haciendo que tu contorno de ojos no funcione

¿Sabes realmente cómo utilizar tu contorno de ojos correctamente? La respuesta está en esta lista de los 5 errores que (casi) todas cometemos con los productos para el cuidado de los ojos.

Errores que cometemos al aplicar el contorno de ojos

Hinchazón, ojeras, bolsas, patas de gallo... El contorno de los ojos es una zona del rostro que acumula signos de fatiga y envejecimiento, e incluso es una de las primeras en envejecer por su fragilidad. Y no basta con elegir un producto eficaz para el cuidado de los ojos, como el retinol, para borrar las ojeras que oscurecen nuestra mirada, hacer que las bolsas de los ojos se deshagan o para borrar las arrugas que se instalan en las patas de gallo.

Para obtener mejores resultados, también debes adoptar algunos buenos hábitos a la hora de mimar tus ojos con este tipo de productos. ¿Cómo elegirlo? ¿Dónde ponerlo? ¿Cuándo y cómo aplicarlo (y sobre todo masajearlo en la zona de los ojos)? Repasamos los errores que no debes cometer al aplicar tu contorno de ojos.

Ponerlo en los ojos

Esto puede parecer contradictorio, pero es cierto: no debes aplicar tu crema de contorno de ojos sólo debajo de los ojos (en las ojeras y en la raíz de las pestañas) ni en todo el párpado superior. En realidad, se aplica en el hueso orbital (el que rodea el ojo) que es muy fácil de localizar en el rostro ya que es la parte que está dura bajo los dedos alrededor del ojo (bajo las ojeras, en las patas de gallo y bajo la ceja).

Elegir uno demasiado rico para tu piel

Es importante no sobrealimentar la piel del contorno de los ojos, que es la más fina de todo el rostro, si no se tiene una piel seca o signos marcados de envejecimiento que tratar. De lo contrario, se corre el riesgo de que aparezcan milios, pequeños crecimientos que a veces se producen por el uso de un producto de cuidado demasiado rico en esta zona del rostro tan frágil. Para evitarlos, opta por productos con fórmulas más ligeras.

Usar demasiado producto

En esta piel tan fina y delicada, un exceso de producto es tan perjudicial como una mala elección del mismo, ya que no será bien absorbido por la piel. ¿Cómo saber que no me estoy pasando? Elige siempre una cantidad de producto del tamaño de un grano de arroz aproximadamente, esto es todo lo que se necesita para cuidar el contorno de los ojos. Además, el producto te durará mucho más y podrás rentabilizar tu inversión.

Omitir el masaje al aplicarlo

Extender el producto de cuidado de los ojos con un movimiento rápido no es la mejor manera de aplicarlo. Para obtener mejores resultados lo mejor es estimular la circulación sanguínea que provoca las ojeras y drenar los líquidos que crean las bolsas bajo los ojos. Por lo tanto, es necesario masajear el tratamiento para mejorar su rendimiento. Una vez aplicado el tratamiento en el hueso orbital bajo los ojos, basta con dar suaves golpecitos con las yemas de los dedos (si usas solo el dedo anular mejor) desde el interior hacia el exterior del rostro para distribuir el producto, y subir hacia las sienes para tratar las patas de gallo. Un pequeño gesto que lo cambia todo.

Utilizarlo únicamente por la mañana

Mucha gente piensa que un contorno de ojos solo se utiliza para deshinchar los ojos por la mañana. Sin embargo, también es vital integrarlo en la rutina de belleza nocturna, ya que este cuidado específico es igual de eficaz para regenerar la piel durante la noche, el momento del día en que se repara mejor. Por ello, es un gran aliado para evitar despertarse con ojeras. No te olvides de él antes de acostarte.

Síguele la pista

  • Lo último