A comer sano con las Fit Happy Sisters

Sara y Ani , Fit Happy Sisters
Jorge Fraile

Son precursoras de uno de los ultimísimos movimientos más fuertes de la Red: las comidas fit o healthy arrasan en Instagram. Porque el #foodporn está muy bien pero si encuentras recetas con un aspecto delicioso pero que además son buenas para la salud (e incluso te ayudan a adelgazar), mejor que mejor, ¿no?

De ahí el éxito de las Fit Happy Sisters, o Sara y Ani, dos hermanas que desde su cuenta comparten recetas ricas, fáciles, que salen (punto importante) y con un paso a paso tan corto que cabe en una publicación. Descubrimos con ellas que son fans de Jamie Oliver, así que son de fiar: solo alguien que siga las andanzas del chef británico sabe que la comida tiene que llegar a la mesa con buen aspecto, independientemente de si se coloca como un cuadro modernista o como si hubiese caído ahí por casualidad y al final resultar explosiva en la boca. Las suyas lo cumplen.

Tras el éxito 2.0, claro, llega la versión en papel, mucho más manejable, con un título que no deja lugar a dudas: "No hagas dieta nunca más." Vale, y entonces, ¿cómo lo hacemos?

¿Cómo se pasa de cocinar en casa a publicar en RRSS y decir: “Vaya, parece que a la gente le gusta lo que hago”?

Sara: En el caso de las redes sociales fue cosa mía: nosotras hemos hecho siempre muchas dietas, tenemos tendencia a engordar y hemos hecho dietas aburridas . Mi hermana descubrió a través de Instagram cuentas extranjeras (hace 3 años no había este movimiento en España), vio que había tendencia de cocina fitness y empezó a hacerlo en su casa. Y un día hizo un bizcocho, porque estaba intentando perder 23 kilos después del segundo embarazo, y me extrañó verla comiendo algo así y me explicó que era integral y sin azúcar y me gustó la idea de comer eso y no engordar e incluso adelgazar y estar saludable y fui yo la que creó la cuenta porque investigué que había cuentas parecidas y quería tener como un diario para compartir mi comida diaria de forma anónima. Luego se lo conté a ella, le gustó, y se animó a subir cosas y empezaron a subir los seguidores.

Esto fue hace tres años, más o menos tras el fenómeno Dukan…

Ani: Exacto. A mí este tipo de recetas me recordaban a Dukan por el uso de la avena, pero es que sus bizcochos estaban muy malos, porque él utiliza el salvado, que es la cáscara, dejándose el nutriente. Aún hay gente que nos pregunta y no entiende por qué utilizamos la avena entera, ¡pero es que tu cuerpo necesita hidratos de carbono!

También surgió el debate sobre las dietas que eliminaban nutrientes…

Ani: Es que si eliminas algo nunca lo vas a mantener para toda la vida, y si no cambias para toda la vida tienes un problema. Porque si vas a engordar, vas a engordar siempre, o si te falta calcio, te va a faltar siempre… Si vas a comer como comías antes, tienes el problema en tu forma de alimentación.

¿Vosotras tenéis conocimientos de nutrición?

Sara: Tenemos conocimiento por leer, leer, leer y empaparnos de información. Nos interesamos por la alimentación, que es lo que debería hacer todo el mundo.

Ani: Yo por ejemplo sabía que estaba el pan integral y luego decía: “Engorda igual que el otro, tiene las mismas calorías, ¿para qué entonces?” Y empiezas a investigar, entiendes las propiedades que tiene y, fíjate, yo allá donde voy ahora pido pan integral, porque sé el valor que tiene, no solo las calorías. Al final es lógica.

¿Y cómo llegáis a escribir el libro, se puso en contacto la editorial como tanto ocurre últimamente?

Ani: Qué va. Fuimos nosotras.

Sara: Como en Instagram no se pueden hacer categorías, la gente se perdía y no encontraba las recetas. Así que creamos un blog, y empezamos a invertir más tiempo para escribir la receta o hacer buenas fotos. Y la gente empezó a sugerir que hiciésemos un libro. Y empezó a rondar la idea.

Ani: Y el año pasado contactamos con varias editoriales y nos rechazaron. Entonces lo editamos como ebook, y en dos meses, solo con nuestro apoyo, vendimos unos 700. Entonces ya contactamos con editoriales más grandes, lo editamos con información práctica sobre los ingredientes y por qué los utilizamos y este es el resultado.

Sí que es cierto que a veces con esta moda de las recetas sanas en redes sociales no queda muy claro por qué es sano y por qué se puede o debe comer…

Sara: Nosotras se podría decir que somos fit-healthy. Preferimos cosas naturales. Y en el libro explicamos precisamente el porqué de cada cosa.

Para que la gente entienda: ¿qué tipo de recetas hay en este libro?

Ani: Hay un poco de todo. Están nuestras recetas favoritas, que sabemos que salen bien, y también hemos querido que haya desayunos, snacks, cenas, almuerzos, opciones veganas, con carne o pescado, ocasiones especiales…

Sara: Sobre todo es para que la gente pueda coger ideas.

Ani: Creo que la gente así puede ver que se puede, que empieza a probar, que hace platos o los modifica.

¿Y para la creación de tantas recetas, de dónde sacáis la inspiración?

Sara: La verdad es que tenemos mucha cultura gastronómica, porque seguimos muchas cuentas de comida o vemos programas de cocina en la tele. Vemos una receta y pensamos cómo versionarla.

Ani: Ayer mismo estábamos cenando fuera y ya pensábamos cómo hacerla en casa. Por ejemplo, los postres son versiones de cosas conocidas como la tarta de queso o la carrot cake, que probamos, y a veces hacemos pruebas que no salen, como la red velvet, que no la consigo.

Sara: Es todo a base de prueba y error.

Vale. Llegó la hora de la verdad y de poneros a prueba… Elegid:

Una receta para una ocasión especial: "La tarta de queso o la carrot cake (¡Es que está buenísima!)"

Una comida para llevar al trabajo: "Bocaditos de pollo con una ensalada o verduritas."

Un snack: "Una pieza de fruta y frutos secos, o un poquito de hummus."

Una cena para el día que llegas tarde y quieres cenar rápido pero sano: "Una ensalada muy divertida con todos los nutrientes y no engorda, que lleva gambitas, semillas, una salsa de mango… ¡Es muy guay y está muy rica! Hay más cosas pero la ensalada es recurrente."

Un menú equilibrado: "Desayunar crepes de avena con algo de fruta, una manzana con cacahuetes a media mañana, quinoa con verduras y salmón o pollo para comer, para merendar algo de pavo o jamón serrano y un yogur y para cenar, por ejemplo, el pollo satay o la pizza de atún, bolitas de merluza, lasaña de calabacín… ¡Todo está tan rico!"

¿Qué no falta en vuestra nevera?

Sara: Fruta fresca.

Ani: Proteínas magras. Y en la despensa: pastas integrales, quinoa, semillas, frutos, secos… ¡Tenemos una despensa de frikis!

Vosotras no solo promovéis llevar una alimentación equilibrada sino hacer algo de vida sana. ¿Cómo lo cumplís?

Ani: Yo suelo ir al gimnasio, no al aire libre, por tiempo y por todo y tengo dos niños pequeños y acabo corriendo. Ambas hacemos fitness, musculación, porque realmente te cambia el cuerpo.

Sara: Las mujeres también podemos hacer pesas. Todas tenemos músculos, es bueno desarrollarlos un poco.

Ani: Además, a más músculos, más quemas.

Sara: Si tienes músculo, puedes quemar más.

 

Síguele la pista

  • Lo último