María Fernández-Rubíes ha hecho de este vestido black&white de Mango nuestro nuevo objeto de deseo

Una de esas prendas atemporales de las que sabes no vas a arrepentirte nunca. 

María Fernández-Rubíes en una imagen de Instagram
@mariafrubies

Un buen vestidor requiere, entre otras cosas, de lo que en el mundo de la moda se conoce como un little black dress. Sin embargo, aunque el término se traduzca al español de manera literal como "pequeño vestido negro", hemos llegado a la conclusión en los últimos tiempos que no necesariamente esto implica que tenga que ser únicamente negro y corto.

La literalidad hace mucho que se perdió porque realmente lo que importa es que sea un diseño atemporal fácilmente combinable del que puedas tirar siempre que lo necesitas. Eso significa que debe ser una prenda cómoda con la que nos veamos favorecidas y que sea capaz de adaptarse a contextos variados ya sean estos más o menos formales.

Teniendo en cuenta que ya no hace falta ser tan estrictas en la búsqueda de un modelo que convertir en básico en cuanto a la forma ni al colorido, hemos abierto las miras –aunque no demasiado– y hemos dado con un vestido que perfectamente cumple con los requisitos que buscamos. Nos lo ha descubierto María Fernández-Rubíes y es digno merecedor de entrar de cabeza en nuestro armario.

De líneas sencillas, es un vestido que por su diseño evasé sin mangas, su largo midi y su escote redondo sienta de miedo, y más por el curioso uso que hace del color al estar estampado mitad del cuerpo en blanco y la otra mitad en negro para ofrecer un juego óptico de lo más interesante que, por otro lado, alarga la figura por ser esa verticalidad del dibujo.

Un elegante diseño bicolor que cuenta con un cinturón negro para un mejor ajuste y que pertenece a la colección de fiesta de Mango, la misma que está pensada para apañarnos de manera rápida un estilismo de invitada de cara a la temporada de eventos en la que estamos a punto de adentrarnos esta primavera.

Vestido blanco y negro de Mango

Vestido blanco y negro de Mango.

/ Mango

El precio del vestido es de 49,99 euros y, aunque desde la firma proponen llevarlo de un modo tradicional con un calzado negro –una alternativa que demuestra que es una pieza ajena al paso del tiempo porque siempre va a quedar bien–, la influencer se ha atrevido a añadir un toque más divertido gracias a unos zapatos destalonados de Roger Vivier con tacón bajo que incorporan el el amarillo, el fucsia y el blanco entre sus tonalidades.

De este modo hemos descubierto una fórmula que es todo un acierto para este tipo de prendas a las que se les puede sacar todo el jugo que quieras porque sabes que nunca van a fallarte.

Síguele la pista

  • Lo último