Rigoberta Bandini en la presentación de Benidorm Fest. | GTRES

¿Por que no hay pechos reales en el vídeo de Rigoberta Bandini? Su clip desata un polémico debate entre feministas

El videoclip del tema 'Ay mamá', el himno de corte feminista que conocimos en el Benidorm Fest, ha hecho arder las redes. ¿Es contradictorio o razonable y emotivo?

Clara Hernández

¿Es contradictorio y va contra la esencia misma de la canción 'Ay mamá' de Rigoberta Bandini que su videoclip, que vio la luz el domingo 1 de mayo coincidiendo con el Día de la Madre, no muestre claramente unos pechos femeninos "reales", sin disfrazar (hay que aclarar al principio de la cinta la artista y algunas de las bailarinas sí aparecen en topless pero con los pechos cubiertos con arcilla)? Este es el debate que ha surgido en las redes a partir de un comentario publicado por la ilustradora Nazareth Dos Santos, quien precisamente había participado en la grabación de las imágenes (pero quien finalmente no sale en ellas) y que pide una reflexión sobre lo ocurrido en torno al tema de la artista catalana, cuya letra es un himno de talante feminista y que pregunta por qué "dan tanto miedo nuestras tetas" .

"Quiero contar mi experiencia y la de compañeras mías trabajando en el videoclip de 'Ay Mamá' de Rigoberta Bandini. No lo hago para crear 'hate' hacia ella. Pero me parece importante exponer que a veces las cosas no están cambiando tanto como nos hacen ver", comienza en Twitter Nazareth Dos Santos, quien relata a continuación que se pusieron en contacto con ella y con otras activistas feministas para grabar escenas en las que se enseñaran los pechos "para luchar contra la censura".

Según relata, se grabaron "pechos grandes, pequeños. Unos más caídos que otros. Estrías, cicatrices, pezones pequeños, medianos, grandes....". También de mujeres de diferentes edades, colores... "Diversidad y realidad", resume.

Su gran desilusión fue comprobar que, finalmente, habían quitado todos sus planos. "La ausencia de pechos reales es más que evidente", denuncia antes de señalar que fue el director del videoclip, un hombre, quien lo decidió. "Quería un vídeo bonito pero que no pique demasiado", interpreta antes de señalar que prácticamente todo el equipo de rodaje estaba formado por hombres. 

"Cuesta creer que un videoclip admita láseres en los pechos [se refiere a unas imágenes al final del vídeo en el que de los pechos de unas siluetas parten rayos], pero pechos cicatrizados, no; que admita pechos de obras de arte [aparecen varios cuadros de mujeres amamantando] pero que los pechos reales no sean dignos de salir en obras de arte llamadas videoclips. Delacroix tuvo más agallas, la verdad", afirma.

Las publicaciones de la activista, en forma de hilo, han generado varias decenas de miles de 'liles' y un intenso debate sobre lo que el videoclip de 'Ay mamá', que estuvo a punto de viajar a Eurovisión tras su paso por el Benidorm Fest, debería y no debería enseñar. 

Lo cierto es que el videoclip, como también reconoce Nazareth Dos Santos, es muy bonito y tiene momentos muy tiernos emocionantes. Y desde el mismo principio, cuando Rigoberta, protagonista de la cinta, se queda mirando una fotografía de su madre; cuando posa con sujetador que parece de lactancia, cuando las bailarinas mecen a sus bebés al ritmo y les dan palmaditas en la espalda, cuando agitan sus cuerpos desnudos y embarrados, cuando se sujetan con fuerza el pecho o cuando Rigoberta consuela a su bebé. También, que el final es metalizado, futurista y protagonizado por mujeres cubiertas por armaduras que finalmente son absorbidas por un pecho con forma de globo ficticio. 

¿Faltan pechos reales? ¿La reivindicación ya es más que suficiente en la era en la que los pezones son censurados en las redes sociales? 

El videoclip, dirigido por Salvador Sunyer (quien ante la polémica ha reafirmado que las imágenes no encajaban con el resto), está aderezado por las coreografías de Ariadna Monfort (Premi de Dansa de l'Institut del Teatre 2016) y el vestuario ha corrido a cargo de Pau Aulí, nominado a los Premis Gaudí por la película 'El vientre del mar'. 

El debate está abierto.