Así preparó Julia Garner el acento de la protagonista de '¿Quién es Anna?'

La actriz trabajó mucho en varias lenguas, como el inglés, el ruso y el alemán

La actriz Julia Garner

La historia real de Anna Sorokin, personaje principal de '¿Quién es Anna?', dejó boquiabiertos a todos aquellos que tuvieron un primer acercamiento con esta joven timadora y, debido a este impacto, esa hazaña debía contarse en una serie de nivel como la que ha propuesto la guionista Shonda Rhimes (encargada de títulos como 'Anatomía de Grey' o 'Scandal').

En realidad, esta chica fue capaz de timar a la élite de Nueva York haciéndose pasar por una rica heredera alemana que decía estar creando una fundación de arte. Gracias a su ingenio, se llegó a alojar en lujosos hoteles de cinco estrellas, fue invitada estrella de fiestas de la alta sociedad e iba repartiendo propinas de hasta 100 dólares allá donde iba.

Netflix no podía perder la oportunidad de contar algo tan increíble, uno de los mayores engaños de la historia llevado a cabo por una joven rusa nacida en 1991 en el seno de una familia obrera y, por eso, tras salir de la cárcel, le ha pagado miles de dólares por los derechos de su historia y ha creado 'Inventig Anna', el título original de la serie.

Debido a la exigencia de llevar a la gran pantalla una historia real, el personaje debía ser creíble para poder seducir a los espectadores del modo en que Anna llegó a estafar a sus víctimas en la realidad y, para ello, su protagonista tuvo que trabajar especialmente en un detalle: el acento. Se trata, en esencia, de uno de los aspectos más llamativos de la serie durante el visionado, especialmente si se hace en versión original.

"Quiero que todos busquen en Google cómo suena [el acento] realmente. No me permitiría a mí misma simplemente ir al rodaje y hacer el acento a medias. Soy una perfeccionista", ha declarado la actriz Julia Garner, en una entrevista publicada por la propia plataforma. Para la también actriz de 'Ozark' y 'The Assistant', ha sido "el acento más complicado" que ha tenido que hacer.

"La gente me ha estado preguntando sobre él y no puedo decir nada. Es un híbrido", ha comentado, asegurando que primero aprendió el acento alemán y, después, incorporó el ruso nativo del personaje original, poniendo el acento en algunas consonantes y suavizando otras para crear un acento extravagante y único. El inglés, sin embargo, fue otro quebradero de cabeza, puesto que en Europa se aprende el británico y su lenga materna es el inglés estadounidense.

La actriz llegó a obsesionarse con este personaje de tal manera que escuchaba constantemente cómo hablaba Anna Sorokin a través de las grabaciones de sus entrevistas en la cárcel para seguirle el ritmo, puesto que también hubo un momento en que su propio acento se modificó. "En realidad, su acento era un poco más grueso. Creo que, cuando estuvo en la prisión estadounidense, lo americanizó. En cualquier lugar, ella se daba cuenta de cómo hablaba todo el mundo", ha apuntado la actriz.

Tags _

Síguele la pista

  • Lo último