Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence en 'No mires arriba'. | NIKO TAVERNISE/NETFLIX

La película 'No mires arriba' (Don't look up), ¿olvidable o imprescindible?

La película de Netflix más vista en la Navidad ha inspirado un gran debate entre partidarios y detractores.

Clara Hernández

Conseguido: con un elenco que une a estrellas de la talla de Jennifer Lawrence, Meryl Streep, Leonardo DiCaprio y Cate Blanchett, la película 'No mires arriba' (Don't look up) ha logrado convertirse en el filme de Netflix más visto en la plataforma durante las Navidades, amén de protagonista de enérgicos debates entre las voces de sus partidarios y detractores, casi igualados en número y pasión.

¿El argumento?  Una pareja de científicos (Lawrence y DiCaprio) realiza un terrible descubrimiento: un cometa se estrellará contra la tierra en seis meses si no se toman medidas. Sin embargo, no será tan fácil convencer ni al Gobierno ni a la sociedad (sembrada de 'fake news', memes, buenrollismo y negacionistas) de la gravedad de su pronóstico. 

Jonah Hill, Leonardo DiCaprio, Meryl Streep y Jennifer Lawrence (de izda. a dcha.) en 'No mires arriba'. | NIKO TAVERNISE/NETFLIX

"Vista y olvidada", ha sido la opinión de Carlos Boyero, el crítico implacable de El País que, en esta ocasión, ha sido secundado por no pocas voces que tachan uno de los largometrajes más esperados de la temporada de "pretenciosa", "sosa", "aburrida" o "casi aburrida" ("aunque no lo es del todo, hace que mires el reloj para saber cuánto falta para que termine", se puede leer en el diario peruano La Republica). 

En el otro extremo, figuran quienes alaban una película que puede ser una lección para negacionistas y que juega sus mejores bazas en la sátira que realiza de nuestra sociedad, donde el entretenimiento y los chistes en Twitter son capaces de cubrir (y dulcificar) verdades horribles, los presidentes del Gobierno se miden en términos de popularidad en lugar de en hechos, los lemas repetidos una y mil veces, sean o no verdad, se convierten en la fuerza, y la ambición empresarial puede amenazar una misión de salvación.  

Todo ello entre risas (y lágrimas, también hay parte tierna) en esta película que para algunos es motivo de reflexión y, para otros, básica y decepcionante. 

Puntos fuertes

Hay algunos aspectos, sin embargo, en los que todos parecen coincidir. Por ejemplo, en que uno de los puntos fuertes de la película es el arranque, con ese planteamiento insólito de que un cometa chocará contra la tierra y la absurda respuesta con la que se topan los científicos, capaz de atraparnos con emoción. También, la actuación histriónica de Meryl Streep, con larga cabellera juvenil, que para muchos es una divertida caricatura 'trumpiana' (por cierto, el soberbio desnudo que protagoniza al final, con la cámara encuadrando su trasero coronado por un gran tatuaje, está hecho con una doble). 

Cate Blanchett y Brie Evantee en 'No mires arriba'. | NIKO TAVERNISE/NETFLIX

Kate Blanchett es otra de las más elogiadas en la película, una presentadora de televisión atractiva, frívola y bebedora, dispuesta a seducir a Leonardo DiCpario y a quitar hierro a cualquier noticia que se le ponga delante por exigencias del guion. Y, sobre todo, Jonah Hill, el hijo de la presidenta del gobierno en la cinta y el actor del elenco más acostumbrado a la comedia. 

La aparición de Ariana Grande es una de las sorpresas de la película. ¿Se parodia a sí misma, cuando entona una dulce canción en la que habla de desamor con meteoritos?

Scott Mescudi (Kid Cudi) y Ariana Grande en 'No mires arriba'. | NIKO TAVERNISE/NETFLIX

Por último, asombra el atrevimiento de algunas de las críticas que la película realiza, con desenfado, a empresarios techies (son muchos quienes han visto en Mark Rylance (Peter Isherwell en la ficción), en su papel aparentemente místico y con prestigio de gurú, un Steve Jobs ridículo y abocado a obstaculizar el avance de la verdad). O contra dirigentes políticos y medios de comunicación. O contra la sociedad misma, dispuesta a banalizar cualquier realidad.

Puntos débiles

Incluso algunos de los partidarios de la película, a la que califican de "fantástico delirio" mientras aman sus críticas mordaces al sistema, admiten que, aunque es divertida, algunos de sus chistes no logran ser tan efectivos como podría esperarse ("da en la diana en el objetivo de sus burlas pero no tanto en el modo de hacerlo", insinúa Espinof).

Otros señalan que el ritmo, en ocasiones irregular, no logra encadenar a la pantalla como debería (sí, a más de uno les ha pasado lo de mirar el reloj). Y que aunque el mensaje de la película es trasladable cien por cien al mundo en el que vivimos, la sátira está lograda "solo a medias" al intercalar "parodia llana con cierto sentimentalismo". 

¿Más datos? La película. ha obtenido un 7,3 en IMDb, 55% en el Tomatometer de Rotten Tomatoes y un 6,8 en Film Affinity. 

Mira otras películas estrenadas en 2021, que se pueden ver en 'streaming' y que han obtenido las calificaciones más altas de la crítica: