Belén da vida a Almu, una estudiante de medicina en prácticas. | Rubén Vega

Belén Écija: "Aunque soy un clon de mi madre, tengo la mala leche de mi padre"

La hija de Belén Rueda y el productor Daniel Écija protagoniza la cuarta temporada de la serie 'Madres. Amor y vida' (8 abril, Prime Video) y lo borda. 

Ester Aguado

La serie creada por Aitor Gabilondo ('Patria', 'El Príncipe', 'Vivir sin permiso') no funcionó en su primera temporada en abierto (Telecinco y sus malas programaciones), pero se convirtió en una de las propuestas más vistas de la temporada tras su paso a Prime Video. Aunque las tres primeras temporadas contaban las historias de unas madres preocupadas por la salud de sus hijos y de los profesionales de pediatría de un hospital, ahora se pone el foco en los médicos residentes recién llegados. Y se agradece: junto a Aida Folch, jóvenes como Belén, Álvaro Rico, Júlia Molins, Eric Masip y Jordi Coll bordan sus interpretaciones. Y el ritmo de las tramas y las historias entrelazadas sigue siendo muy interesante. Hablamos con Belén Écija para que nos cuente cómo ha vivido ella su segundo gran personaje (después de sorprendernos gratamente en 'La Valla', de Atresmedia.

¿Ser 'hija de' tiene privilegios o desventajas?

Pues tiene de todo, es una forma como otra cualquiera de entrar en un sector determinado, lo que pasa es que en el mundo de la interpretación tienes más visibilidad, todo el mundo te conoce, pero no deja de ser un trabajo más. Es como si tu madre trabajara en el mismo concesionario de coches en el que empiezas tú. Es cuestión de tener seguridad en ti misma y tranquilidad. Mis padres no trabajan cuando están en casa ni me van dando lecciones, así que hay que tomárselo con naturalidad. Sí que creo que, en España, sigue habiendo unos prejuicios feos y malos, que no se dan en otros países. De hecho, en Estados Unidos, se ve normal que un hijo siga los pasos de su padre porque es lo que ha visto desde niño y se potencia. Aquí, por el contrario, se castiga.

Has tomado el relevo de tu madre, Belén Rueda, en la serie: su personaje desaparece; tú entras... ¿qué te contó ella antes de que firmaras el contrato?

Antes de que llegara mi oferta, ya veía que Carmen Ruiz y ella se habían hecho muy amigas y que en el plató había un buen rollo de morirte. Dentro de que estaban tratando temas súper delicados, con niños enfermos y problemas que nos pueden pasar a todos, había una predisposición a disfrutar del trabajo y se trataban como una familia. Así que cuando me llegó el turno, fui con la sensación de estar bien arropada.

Los actores que protagonizan la 4 temporada de la serie 'Madres': José Manuel Seda, Nuria Herrero, Júlia Molins, Álvaro Rico, Nuria Roca, Alain Hernández, Aida Folch, Belén Écija, Jordi Coll, Enric Masip y Antonio Velázquez. | JOSE HARO

Lo que han incorporado en esta 4ª temporada es un elenco mucho más joven: ¿eso te ha dado más tranquilidad -por el hecho de no ser la única nueva- o más diversión?

Ay, yo creo que eso era lo divertido, porque no sabíamos por dónde iba a ir la serie... nos dieron unas pautas, pero los guiones nos iban llegando con la antelación justa para estudiar, porque iban haciendo cambios. Y eso nos ha dado cierta libertad a la hora de completar los personajes, nos han dado flexibilidad para moldearlos. Fue bonito leer el guión y ver cómo cada actor lo iba llevando a su terreno. Nunca había trabajado con tanto joven junto y nos lo pasamos genial. 

¿Qué tienes tú en común con Almudena, tu personaje en 'Madres'?

Poco, poco, soy más bien la antítesis (risas). Mis conceptos sobre la lealtad y la justicia, el bien y el mal no me permitirían hacer las cosas que ella hace. Almudena es especialista en salvar su culo, tiene suerte y mucha ayuda, pero a mí siempre me ha costado mucho todo, sobre todo el colegio y la disciplina... y me lo he trabajado. No porque no quisiera, no era de las que pasaba, pero me costaba mucho esfuerzo sacarlo todo. A Almudena la juzgué al principio un poco, pero luego le cogí cariño y pensé: ¡Qué gusto, alguien tan libre de prejuicios y tan segura, lo haga bien o mal!

¿Pero tú dejarías escapar a un chico rico que se desvive por ti?

Jajaja, total... Bueno, yo nunca estaría con alguien por el interés... aunque, si lo analizas, ella tampoco, admira a su novio en un principio y, si encima es rico y le permite salir del barrio donde creció, pues mucho mejor. Ella nunca ha tenido vacaciones ni ha viajado y, como no está acostumbrada, se deja querer. Yo he tenido mucha suerte en la vida y el dinero no me llama la atención. Quizás me estoy equivocando (risas). 

Álvaro Rico y Belén Écija son Gabriel y Almu, dos médicos residentes del Hospital Los Arcos, en 'Madres', la serie de Globomedia. | Rubén Vega

Si no hubieras dado vida a Almu, ¿a quién te gustaría haber interpretado?

¡Ay, Almu me gusta mucho, me parece muy especial!... Pero elijo a Sandra, el personaje que hace Júlia Molins: me hace mucha gracia, me parece muy cómico cómo lo ha llevado ella, no sé si estaba escrito así: ser tan inocente que no te enteras de nada, ver todo como si fuera la primera vez... aunque me hubiera costado bastante.

De las dos protagonistas que has interpretado, Daniela en 'La valla' y el de 'Madres', ¿con cuál te quedas?

Son muy distintos, no sabría elegir. Es verdad que en 'La valla' había algo más significativo, le cogías cariño porque Daniela sólo miraba por el bien común y Almudena es más egoísta, pero con ella he tenido más continuidad en la serie, he tenido más minutos y, no es porque sea más importante, pero eso te ayuda a crear una línea de personaje continua, trabajas día a día y te puedes meter mejor en él. El problema de los personajes secundarios es que, al tener días de descanso, es complicado mantener el tono, que no se te vaya el personaje, tienes que estar muy concentrada. Aunque estudies, no estás caliente, en activo. A Almudena la tenía más pillada.

¿Qué estás preparando ahora?

Pues no puedo contar mucho, pero estoy preparando un casting para rodar fuera de España y no lo quiero gafar... Ya veremos si en septiembre u octubre estoy rodando (risas).

¿Y fuera de la televisión?

También acabo de crear con dos socias, Nuria Tomás y Adriana Alonso (nos conocimos en Nueva York hace mucho), una productora audiovisual de branding para hacer minihistorias, tipo los anuncios de Campofrío, que son ficción pero con un cliente detrás y que te conmueven. Y ando como loca viajando entre Barcelona y Madrid. Además de interpretar, me gusta mucho crear cosas y tener el poder sobre ellas (risas). Producir algo grande, de momento, está descartado, es demasiado ambicioso para empezar. Nuria es hija de Enrique Tomás, que tiene una empresa de jamones riquísimos. Ambas hemos aprendido de nuestros padres, empresarios, el gusto por emprender, por ser dueñas de nuestro destino, por tomar decisiones. Cuando eres actriz, estás para ejecutar órdenes, te pones en manos de un director... a mí me gusta tener el mando de mi vida.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado tus padres y a quién te pareces más de los dos?

Mi padre, que no me compare con nadie y me deje llevar por mi intuición, que no deje que el ruido me desvíe de lo que realmente quiero. Y lo he tenido muy presente en todo lo que hago. De pequeña era muy tímida y me podía la vergüenza, pero con los años he ganado en seguridad. Mi madre me dice que haga siempre lo que me gusta y que trabaje muy duro.

¿A quién te parece más?

Físicamente, a mi madre, creo que todo el mundo coincide y de personalidad, tengo más de mi padre. Él está ahora más relajado, pero en plena adolescencia, creo que éramos iguales. Los dos tenemos mucho carácter, muchísimo y chocamos fuerte, a veces (risas).