Marion Cotillard, la revolución francesa

Admirada como chica de moda y trabajadora incansable, la actriz asegura dudar de todo lo que hace. Ahora estrena ‘Enemigos públicos’.

Marion Cotillard, la revolución francesa

Parece mentira que una gran estrella pueda sentirse tan pequeñita. La francesa más admirada del momento, Marion Cotillard, no niega sus inseguridades y quizá por esa razón resulta tan cercana a veces y tan poco comprendida, otras. Irradia una belleza con personalidad y su elegancia la ha convertido en el centro de atención de la alfombra roja, desde que ganara todos los premios por su encarnación de Edith Piaf en ‘La vida en rosa’. Desde entonces, su carrera está en plena ebullición, pero eso no ha frenado sus eternos complejos.

Hija de un director de cine y una actriz, nació en París hace 33 años, y reconoce que no se quería y se automarginaba ya desde la adolescencia. ¿No estás más segura de ti misma ahora?, le preguntaron recientemente en ‘Paris Match’. «Si de golpe estuviera más segura de mí, no sería la misma. En mi interior soy muy compleja. Por supuesto, el éxito tranquiliza... durante un tiempo. Siempre busco el camino de la sencillez, pero acepto las dificultades que van apareciendo.»

Entre otras cosas, no se siente a gusto con su cuerpo. En una entrevista televisiva durante el Festival de Cannes confesaba que aumenta de peso con facilidad porque reacciona físicamente cuando está muy estresada. Le pasó con el rodaje de ‘Enemigos públicos’ y también en ‘Largo domingo de noviazgo’: «Me puse enferma porque estaba convencida de que no era la persona adecuada para interpretar el papel, que haría un mal trabajo, y me hinché muchísimo.» Marion asegura que no le interesa la seducción, aunque es consciente del poder de atracción de ese ‘no querer seducir’. «Ahora me paso más tiempo vestida con la ropa de los filmes que con la mía propia, pero nunca he abandonado mis jeans y mis deportivas.»

Ecologista y miembro de Greenpeace, reniega de los perfumes: Son realmente nocivos y peligrosos para el hombre y para la capa de ozono.» Sin embargo, no le pone ‘peros’ a la moda: incluso ha protagonizado para la marca Lady Noire Affaire, un corto publicitario sobre el bolso Lady Dior.

Aun así, no le gusta declararse públicamente ‘a favor’ o en ‘contra’ de ciertas tendencias sociales y políticas. Le sirvieron de escarmiento las críticas que recibió tras apoyar la teoría conspirativa del 11-S y ahora evita ‘mojarse’ más de lo debido: «¿Obama? Yo no soy la más adecuada para hablar de ello, pero creo que les ha hecho recobrar su orgullo americano. »

Aparte de manías varias, Marion Cotillard se muestra imparable en su carrera. Este mes estrena ‘Enemigos públicos’, junto a Johnny Depp y Christian Bale y, en noviembre, la veremos en el musical ‘Nine’ (Rob Marshall), con Nicole Kidman, Penélope Cruz y Daniel Day- Lewis, todo un sueño, ya que le apasiona cantar. Además, ha comenzado a rodar con Leonardo di Caprio‘Inception’, el próximo filme de Christopher Nolan, responsable de las últimas dos entregas de ‘Batman’. Aquí no acaba la cosa. Aún tiene tiempo y ganas para trabajar en su país, donde pronto estrenará ‘El último vuelo de Lancaster,’ al lado de su pareja, Guillaume Canet (‘Juntos, nada más’). Ya es habitual verla trabajando a su lado, pero ella asegura que es casualidad. «Es una pura coincidencia, acepté el papel antes de que él se hubiese unido al proyecto. » Reconoce ser muy discreta con su vida privada: «No es ningún secreto que estamos juntos, pero me parecería indecente hablar de ello.»

Síguele la pista

  • Lo último