Un regalo de madres a hijas (y viceversa)

Eau de Rochas cumple 45 años convertido en todo un clásico. Su aroma fresco e inconfundible pasa de generación en generación, mejorando con la edad y permaneciendo inalterablemente moderno.

Madre e hija. Eau de Rochas

Ellas, nuestras madres, lo descubrieron primero, y nos hicieron casi sin saberlo este regalo olfativo, el aroma fresco y cítrico de Eau de Rochas impregnado en su piel y en su ropa. Por eso, si piensas en un regalo para el día de la Madre, Eau de Rochas es un acierto seguro, porque la esencia de un perfume perdura en nuestra memoria y despierta recuerdos primarios y destapando su mítico frasco le devolverás algunos momentos preciosos.

Pero también porque si Eau de Rochas es la fragancia número 1 en España es porque su aroma encaja a la perfección con el gusto de las mujeres españolas que,  por cultura o por clima, buscan siempre fragancias frescas, alegres y chispeantes pero con un toque sensual y sofisticado.  En esta infusión de cítricos y verbena, flotan flores recién cortadas –jazmín, narciso, rosa– con una estela radiante. Las notas de fondo Chipre más exuberantes, que combinan musgo de encina, mirra y vetiver, dan profundidad al conjunto y transmiten ese frescor tan particular durante más tiempo, sin alterarlo nunca. Eau de Rochas cumple con la filosofía de las dos líneas creadas por Marcel Rochas. El día (juventud, deporte y frescor) otorgado por las notas cítricas, y la noche (feminidad, encaje y sofisticación) proporcionado por el fondo chipre, que es lo que realmente la diferencia del resto de aguas cítricas. Todo encerrado en un frasco tallado con surcos de cristal que emulan a la erosión que se produce en las rocas por la acción del agua sobre ellas y el color amarillo pálido del jugo transmite la luz del sol que se refleja en el agua que gotea sobre la roca.

Eau de Rochas
D.R

Eau de Rochas nació hace 45 años y en todo este tiempo no ha perdido nada de su absoluta modernidad. Inspirada en las noches cautivadoras de la Riviera y en la belleza de las mujeres insolentes de una época despreocupada y libre. Una increíble sensación que no ha pasado de moda.

Síguele la pista

  • Lo último