Uñas milky: la manicura más elegante para el otoño que pega con todo y tiene mil versiones diferentes

Aquí tienes todo lo que necesitas saber para crear unas uñas de color blanco milky que encantarán a cualquiera que las mire y darán a tus manos la máxima elegancia y sofisticación: un nail art con efecto wow garantizado.

Uñas milky

Si el verano es la estación de los colores y de las ganas de atreverse con las combinaciones más locas en las uñas, con la llegada del otoño y la bajada de las temperaturas, vuelven a estar de moda los colores más delicados, elegantes y súper chic. ¿Y cómo no inaugurar esta tendencia con una manicura refinada y unas uñas blancas como la leche que te dejarán literalmente sin palabras?

Un tono sofisticado y súper natural capaz de darle a tus manos un toque de estilo y elegancia únicos, gracias a la belleza de un color atemporal como el blanco -en su versión más suave- y a su infinita versatilidad. Porque sí, si algo caracteriza a la manicura milky (o uñas milky) es su capacidad de adaptarse a mil interpretaciones diferentes, convirtiéndose en uno de los nail arts más populares entre las celebrities e influencers (basta con darse una vuelta por sus perfiles de Instagram y ver sus publicaciones) y, por supuesto, entre aquellas que quieren lucir unas uñas blancas milky súper cool y trendy.

¿La razón? En primer lugar, las uñas milky tienen el poder de combinar con cualquier outfit, gracias a su color neutro y a su capacidad de integrarse en cualquier look o estilo sin llegar a desentonar, casi como si fueran accesorios. En segundo lugar, porque este tipo de manicura puede modificarse de muchas maneras diferentes sin perder nunca su elegancia y sofisticación, y además es muy fácil de conseguir.

Cómo hacer unas uñas milky

Si todo esto te ha intrigado y no puedes esperar a lucir tus uñas blancas como la leche, estás a punto de recibir una gran noticia. Aunque puedas pensar que una manicura tan trendy requiere un montón de productos o pasos, las uñas milky necesitan muy poco: esmaltes de los colores adecuados, un poco de habilidad manual y un poco de paciencia para seguir los pasos básicos.

En primer lugar, hay que conseguir lo necesario para preparar la base de las uñas: lima, crema hidratante y precisión. Después de eliminar cualquier rastro de esmalte de uñas anterior, debes sumergir las manos durante unos segundos en agua tibia. Esto limpiará y suavizará tus uñas. Una vez hecho esto, hay que secar bien las manos y aplicar una pequeña cantidad de crema hidratante (la manteca de karité es excelente) para facilitar la eliminación de las cutículas.

Este es un paso muy importante para el éxito de tu manicura y siempre debes prestarle unos momentos de atención. Para ello, de hecho, es importante masajear las uñas con un aceite específico para cutículas y empujarlas lenta y suavemente hacia atrás, ayudándote con un palito de madera de naranjo. Ahora, con tu lima de uñas, empieza a darles forma, y tranquila porque puedes elegir la que más te guste. De hecho, el punto fuerte de estas uñas es que quedan bien en todos los tipos de manos, tanto si prefieres la manicura redonda, cuadrada, con forma de almendra o estilo Rosalía.

Una vez realizado este primer paso de preparación de las uñas, es el momento de pasar a la aplicación del esmalte. Pero ten cuidado, porque este no es un producto cualquiera. De hecho, a diferencia del clásico esmalte blanco, el acabado lechoso de las uñas milky es mucho más delicado, casi etéreo. Por eso es importante utilizar un esmalte ligero, que además de tener un efecto más suave, permite que cualquier imperfección o desconchado de la propia manicura sea menos perceptible.

Primero aplica una capa de base en cada uña, utilizando un esmalte clásico transparente y optando por un base coat adecuado a las características de tus uñas: fortalecimiento, endurecimiento, etc. Después de eso, es el momento de aplicar el color, que no ha de ser demasiado fuerte y nítido, sino más bien suave, delicado, casi nacarado. Finalmente, como último paso, tienes que aplicar una capa de top coat en cada uña, para sellar todo y dar a tus uñas milky un aspecto aún más brillante y vivo.

Por último, como se trata de una manicura tan versátil, podrás modificar tus milky nails de manera muy sencilla para darles un toque más moderno y original, por ejemplo añadiendo toques dorados y brillantes.

Síguele la pista

  • Lo último