19 errores de belleza que cometimos de adolescentes (y seguimos haciendo)

Todas hemos pasado por la adolescencia y hemos cometido errores con el maquillaje pero, ¿seguimos haciéndolos?

Errores de maquillaje que cometimos de jóvenes
@victoriassecret

Si alguna vez has mirado horrorizada una foto y has pensado: "¿De verdad he salido así a la calle?".  Este es tu artículo.

Todas hemos pecado de algún error beauty, pero si algo bueno tiene cumplir años, es que aprendemos aquello que mejor nos sienta.

Sacarse partido es una lección que se aprende cometiendo fallos, cortes que no quedan bien, manchas de maquillaje por el rostro, apuntarse a tendencias imposibles. La mayoría hemos caído ante estas tentaciones.

Recopilamos los errores más comunes y en los que esperamos no volver a caer.

1. No desmaquillarte a diario. Comenzamos con el consejo de belleza que nuestras madres jamás se han cansado de repetir. Todas en alguna ocasión nos hemos ido a dormir tras una larga noche de copas (o trabajo). Y ese error es imperdonable.

Solución: utiliza la fórmula que mejor se adapte a tu piel y estilo de vida. Y recuerda tener especial cuidado con el contorno de ojos.

2. Hacer uso de la plancha todos los días. Si quieres presumir de una melena fuerte y con brillo debes olvidarte de usar secadores y herramientas térmicas a diario.

Solución: si tienes un ‘bad hair day’ siempre puedes superarlo con éxito con un sencillo recogido.

3. No utilizar protector térmico. Relacionada directamente con la número dos. Si sometes tu pelo a cambios de temperatura extremos, haz uso de protectores térmicos que además te ayudarán a controlar el encrespamiento.

Solución: mascarillas, aceites, protectores para el sol… Cualquier ayuda es buena para hidratar tu cabello.

Moroccanoil

Moroccanoil (45€)

4. Cortar el pelo sin pensar. Las más atrevidas presumen de cortarse el pelo sin miedo. Una buena opción si conoces el tipo de corte que sienta bien al rostro. Mala idea si no estás convencida del cambio, pues necesitas una buena dosis de actitud para un cambio radical.

Solución: piensa en la forma de tu rostro y sácale partido con un buen corte.

5. Cortarse el flequillo a una misma. Todas nos hemos convencido alguna vez de nuestras dotes como peluqueras. ¿El resultado? Por entonces veíamos un  resultado aceptable, hoy al mirar las fotos se nos suben los colores.

Solución: siempre, siempre, dejar el corte para los centros de belleza.

6. Tintes extremos. Puede que no todas hayamos caído en esto, pero alguna hay en la redacción que ha reconocido optar por el rojo en su adolescencia.

Solución: cambiar de look está bien, pero siempre conociendo los que se adaptan a tu rostro y estilo de vida.

7. Utilizar una base más oscura. Muchas recurren a ella para presumir de un rostro bronceado. Lo que conlleva manchas y un moreno poco natural.

Solución: los toques de sol siempre se consigue con polvos terracota.

8. Las toallitas bronceadoras. Y vamos más allá, calculando que un 70% de la población (al menos de la redacción) las ha utilizado la primera vez para un evento importante, sin saber cómo quedan.

Solución: las firmas han avanzado para ofrecernos aceites con destellos dorados que consigue dar un efecto y tono natural a nuestra piel.

9. Utilizar una sola sombra de ojos. Ahora recordamos esa etapa de nuestra juventud en que cogíamos la sombra más llamativa y la marcábamos bien por todo el párpado.

Solución: con el tiempo aprendimos el arte de combinar varias sombras y las técnicas para conseguir degradarlas sin parecer que han sido puestas a brochazo limpio.

Chocolate Bar, Too Faced

Chocolate Bar, Too Faced.

/ Too Faced

10. Labios y ojos oscuros, ¡a la vez! Esta fórmula resulta demasiado agresiva para el rostro, además, no favorece nada. Lo mismo ocurre cuando se combinan el tono de labios con el de los ojos.

Solución: decántate por uno u otro. Llevar labios rojos no significa que no puedas maquillarte los ojos, pero es mejor que optes por tonos claros.

12. El contorno de labios oscuros. Esa tendencia que llegó en los 90 de llevar un lápiz de labios marrón con tonos más suaves para rellenar el labio.

Solución: apuntar esta tendencia en la libreta de cosas que no deben volver nunca.

13. Aplicar una barra de labios oscura sin utilizar un lápiz. Este es un error que cometemos a diario por las prisas, pero lo cierto es que cuando lo pruebas notas la diferencia.

Solución: aplicar un lápiz de labios del mismo tono que el labial para contornearlos evitará que te salgas. Si además rellenas el labio, el color te durará más tiempo.

14. Exceso de ahumado. Cuando eres joven, el ahumado se confunde con un eyeliner que cubre prácticamente todo el párpado. La sutileza la desconocíamos en la adolescencia.

Solución: si buscas un ahumado, hazlo con sombras, jamás lo sustituyas por el lápiz de ojos.

15. Olvidarse de la zona T. Te maquillas en casa, sales, y a lo largo del día te haces un 'selfie' o te miras en el espejo y ves como se te ha engrasado la zona T.

Solución: nuestra vida cambió al descubrir los polvos matificadores o HD. Aplica un poco antes del maquillaje y conseguir mantener a raya los brillos.

Polvos HD, Make up for ever

En Sephora puedes encontrar mini tallas de tus productos preferidos como los polvos matificantes High Definition de Make Up For Ever

Precio: 14,50€

16. No acudir al dermatólogo. Es preciso conocer el tipo de piel para saber qué tipo de cremas y tratamientos son adecuados para el rostro.

Solución: acude al dermatólogo al menos una vez al año.

17. Utilizar la misma crema por la mañana y por la noche. Más que con los años, este truco lo hemos aprendido cuando nos adentramos en el mundo de los cosméticos.

Solución: por el día hay que utilizar una hidratante mientras que para la noche una crema que regenere la piel.

18. No aplicarte protección solar. Ya no solo en verano, en el rostro resulta imprescindible durante todo el año. Por no hablar de una protección alta para el cuerpo cuando nos exponemos al sol. No solo para prevenir el envejecimiento de la piel sino para evitar problemas más graves.

Solución: en verano aplica diariamente protección en todo el cuerpo, aunque estés en la ciudad. Para el rostro utiliza por la mañana una hidratante con factor de protección.

19. No realizar exfoliaciones. Muchas todavía desconocen los beneficios de la exfoliación. Desde el rostro, al cuerpo o el cabello, resulta indispensable para eliminar las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel y presumir así de suavidad.

Solución: es recomendable hacer una exfoliación suave una o dos veces por semana.

Tags _

Síguele la pista

  • Lo último