Victoria Beckham y David Beckham en la boda de su hijo Brooklyn con Nicola Peltz. | Gtres

Victoria Beckham confirma que un vestido plateado es una opción genial para madrinas de boda

En al boda de su hijo Brooklyn con Nicola Peltz, la diseñadora ha sorprendido con un diseño lencero metalizado de lo más elegante. 

Julia García

Victoria Beckham ha sido madrina y anfitriona de la boda de su hijo mayor, Brooklyn Beckham, con la modelo Nicola Peltz porque el enlace ha tenido lugar que la familia Beckham tiene en Palm Beach, Florida.

Aunque la lista de invitados era en las horas previas a la boda lo más comentado por la posibilidad de acudiera Meghan Markle, sabíamos que una vez viéramos los looks de los protagonistas, Victoria se haría notar como mejor sabe: a través de la ropa.

Se lo ha puesto difícil su buena amiga Eva Longoria, que ha lucido un elegante vestido lencero en color negro firmado por la firma de la madre del novio, pero la madrina tenía marcado en rojo este día desde hace mucho tiempo, y no ha fallado. Victoria ha optado por el plata como color para su look de madrina. Es la confirmación, sin duda alguna, de que este tono metalizado es tendencia en los vestidos de fiesta. Sin ir más lejos, hace unos días lo escogió también Kim Kardashian en el estreno de The Kardashians.

Curiosamente, como en el caso de la citada Eva Longoria, Victoria ha lucido un vestido largo y de tirantes finos satinado. En su caso, además del color, destaca el bordado que decora buena parte de la pieza, tal y como se aprecia en las pocas imágenes que se han filtrado de su llegada a la boda acompañada por su marido y padre del novio, David Beckham, que por cierto ha vestido de esmoquin, como todos los hombres (es muy típico en las bodas en Estados Unidos).

Para acompañar el vestido metalizado lencero, Victoria ha llevado un clutch en el mismo color y joyas en el cuello y las muñecas. A falta de poder ver en detalle su look beauty, sorprende que se haya decantado por un recogido tan natural de su larga melena. Con un moño alto, ha dejado caer su flequillo a un lado: desgraciadamente, todavía no podemos comprobar el resultado final porque no se han publicado fotos que dejen constancia del mismo.

Seguro que en los próximos días podemos resolver las incógnitas de un outfit que tiene toda la pinta de ser sobresaliente, como es costumbre en la diseñadora inglesa, que ya a su llegada a Florida el día anterior a la boda de su hijo Brooklyn con Nicola Peltz había dejado su sello con un vestido marrón de tirantes combinado con unas sandalias planas, un calzado poco habitual en ella.