¿Usted quiere o no parecer una parisina?

Paola Lei | Woman.es

Todas queremos ser parisinas. Sobre todo cuando acabas de volver de París. Las ves a todas tan elegantes, tan estilosas, tan seguras. Las únicas mujeres capaces de llevar cientos de croissants de mantequilla a sus espaldas con inigualable elegancia e incomprensible delgadez.

Siempre que uno regresa de París se pasa un par de semanas a régimen minimalista, construyendo su estilo con básicos de buena calidad. Luego ya nos rendimos y entendemos que parecer parisina debe ser algo más complicado que llevar una buena gabardina y un poco de arrogancia para ir por la vida. Aunque de eso también se compone una chica de París.

En estas estaba cuando se cruzó en mi camino un libro. ¡Qué digo un libro! Se cruzó la Biblia en mi vida … concretamente en la FNAC del aeropuerto de París Orly encontré la respuesta a muchas de mis preguntas, no a todas –lo de los croissants y la delgadez no me acaba de quedar claro.

El libro en concreto está en Inglés -porque yo las cosas serias siempre las leo en inglés- y se llama "How to be a Parisian wherever you are" ("Cómo ser una parisina donde quiera que estés") y está escrito por cuatro parisinas pro: Sophie Mas, Audrey Diwan, Anne Berest. Las tres amigas de Caroline de Maigret, una de esas mujeres que Karl Lagerfeld adora. Talentosas e iconoclastas, según la nota de portada.
Da igual, lo importante es que son parisinas y saben explicar muy bien qué es eso de ser parisinas.

Por ejemplo ponen algunas normas que debe seguir toda chica que quiera parecer de París. Veamos cuántas clasificamos:

Encuentra TU perfume antes de los 30 años y úsalo durante los siguientes 30 años (es decir que a esa edad ya debes tener las cosas muy claras. Tanto para no querer cambiar de colonia cada verano)
• Si solo te puedes permitir un jersey que sea de cashmire.
• Usa un sujetador debajo de tu blusa blanca, “que sean dos notas en una partitura” (juro que eso dice literalmente el libro).
• Uno debe vivir con el sexo opuesto no contra él (ahí dejo eso).
• Lleva un estilo fácil. Todo lo que lleves debe parecer effortless y gracioso. Nunca demasiado maquillaje, nunca demasiados colores, nunca demasiados accesorios. Respira y busca la simplicidad (Ah! El effortless tan maravilloso de las francesas que lleva horas de producción frente al espejo pero que nunca se notan. Parecen que han nacido así).
• Sé siempre deseable (Fuckable, dice el libro), en la cola de la panadería un domingo por la mañana, comprando champagne tarde en la noche o recogiendo a los niños del colegio. Nunca se sabe.

Si ha conseguido llegar hasta con su ilusión intacta de parecer parisina está lista para pasar al próximo nivel: ¿Qué hay en el armario de una parisina? Según las autoras del libro, parisinas PRO como ya hemos dicho, mucho menos de lo que uno imaginaría. Lo que si está muy claro es lo que nunca encontrarías entre sus cajones (Sigue leyendo aquí).