Imagen del vestido creado por la start up The Fabricant que se ha convertido en la primera prenda fabricada al cien por cien con tecnología digital y que fue vendida por 9.500 dólares en una subasta en 2019. | D.R.

¿Es de verdad el Metaverso el futuro de la industria de la moda?

Desde que se anunciara el advenimiento de la que será la gran revolución de Internet, no hay marca que no busque hacerse un hueco en este prometedor universo paralelo.

ALVARO FERNÁNDEZ-ESPINA

Fue a finales del mes de octubre cuando Mark Zuckerberg anunció sus planes no solo de cambiarle el nombre a su empresa, Facebook, por la de Meta sino la de crear además dentro de ella una especie de mundo paralelo bautizado como Metaverso, la riada de especulaciones (por no mencionar las mofas y parodias) no ha cesado. 

Porque lo que a priori suena a guión de película de ciencia ficción ya ha sido declarado por los expertos como la mayor revolución digital que hayamos sufrido desde que se inventó Internet. Y eso son palabras mayores si tenemos en cuenta lo que han cambiado nuestras vidas en las últimas dos décadas, tras una sucesión de avances sin los que ahora no podríamos ni levantarnos de la cama. “Es la evolución lógica de la red que no da más de sí”, aseguraba Zuckerberg durante la rueda de prensa de presentación. “Es llevar a Facebook al siguiente nivel. Hasta ahora, nuestra experiencia en el ciberespacio se limitaba a navegar en webs o manejar aplicaciones. El mundo digital existía en las pantallas de nuestros dispositivos; al despegar la mirada del móvil o el ordenador, ese mundo se apagaba. El Metaverso es meterse en él”.

Mark Zuckerberg durante la presentación de Meta y sus infinitas posibilidades como un nuevo universo paralelo. | D.R.

En esencia, el Metaverso es una realidad paralela, donde podemos trabajar, jugar y estar en comunión. Pero, para ser claros, esta no es simplemente una versión virtual de Internet que usamos hoy. El Metaverso es lo que reemplaza por completo al Internet actual. Si bien se ha hablado del concepto de un mundo paralelo durante más de dos décadas, nuestra experiencia colectiva a través de la pandemia (atravesar bloqueos, distanciamiento social y los intensos sentimientos de desconexión y aislamiento que produjeron) sólo ha acelerado nuestra imaginación colectiva en torno a la creación de una realidad alternativa donde uno pueda interactuar en tiempo real, en cualquier momento con otros y tener experiencias compartidas. Un mundo donde uno pueda viajar, sin restricciones, cuando y donde quiera. Un mundo donde cualquier experiencia se vuelve posible y accesible.

En el mundo físico, el valor de un objeto se rige por algunas dinámicas clave, entre ellas, su autenticidad, escasez y propiedad. Hasta ahora, Internet ha sido, por su propio diseño, fundamentalmente ilimitado en dimensión y en su suministro de contenido digital. Pero es esta misma característica la que ha mercantilizado la mayoría de los productos digitales. Después de todo, Internet nació como un medio para compartir archivos, no para comprar archivos. Un discurso que ha cambiado en los últimos tiempos con el auge de los bitcoins y las NFT, la verdadera revolución financiera que ha hecho que muchas empresas pongan toda su atención en esta capacidad de monetizar la red. De hecho, en el tiempo que ocupa leer este artículo, casi medio billón de dólares han cambiado de manos a través de la compra y venta de NFTs, mayormente en la venta de arte digital y coleccionables.

En lo que se refiere al consumo de moda, están aquellos que prevén la creación de lugares de compras (tiendas y centros comerciales) en el Metaverso. Aunque transportar únicamente estos conceptos convencionales de la era industrial sería poco imaginativo e ineficaz. La creación del Metaverso nos permitirá liberarnos de las formas actuales de las tiendas físicas y movernos a años luz más allá incluso de las mejores experiencias de compra digital de la actualidad.

Un diseño de RTFKT, la marca de diseño de zapatillas deportivas digitales que acaba de comprar Nike. | D.R.

La primera en acercarse al Metaverso ha sido Nike, que hace pocos días registró ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos toda su mercancía, incluyendo el eslogan y el famoso logo de Michael Jordan, como productos virtuales descargables. Una decisión que tendría sentido teniendo en cuenta que uno de los atractivos del universo virtual sería poder comprar ropa para los avatares. Además, Nike ha puesto en marcha su propio metaverso, Nikeland, disponible a través de la plataforma de videojuegos Roblox. Se trata de una plataforma virtual y gratuita, donde los usuarios ya pueden vestir a sus avatares con las prendas más icónicas de la marca. Además, los jugadores pueden competir entre ellos para obtener puntos y tener acceso a modelos exclusivos que han marcado la trayectoria de la compañía de material deportivo.

Pero la cosa no queda ahí ya que la semana pasada Nike también anunció la compra de RTFKT, una de las empresas más destacadas de diseño de zapatillas virtuales. Algo que les coloca a la cabeza de este tipo de iniciativas. “Esta adquisición es otro paso que acelera la transformación digital de Nike y nos permite servir a atletas y creadores en la intersección del deporte, la creatividad, los juegos y la cultura", afirma John Donahoe, presidente y CEO de Nike.

Algunos de los personajes de Fortnite con la colección que Balenciaga ha diseñado para el videojuego. | D.R.

En este sentido, otras grandes marcas han optado por entrar en uno de los metaversos que llevan años triunfando, sobre todo en el sector de los videojuegos. Por ejemplo, Louis Vuitton, quien ha firmado un acuerdo con League of Legends, mientras que Balenciaga lo ha hecho con Fortnite, para incluir algunas de sus prendas en los marketplace del juego, mientras ha lanzado una colección (física para el mundo real, eso sí) de prendas con estampados de los personajes de la saga.

Y no están solas en el tablero del lujo, donde la carrera por hacerse con la mejor parte del pastel ya ha comenzado. Gucci se ha lanzado también de lleno a Roblox, una plataforma de videojuegos en línea, para la que han creado una serie de accesorios con los que los usuarios pueden vestir a sus avatares mientras juegan. Una decisión que acerca a la firma italiana al público más joven que, igual que en la vida real, busca diferenciarse por una serie de elecciones estilísticas. Aunque todavía no se trata de una fuente de ingresos importante, Marco Bizzarri CEO de Gucci, advertía de que esta colaboración era una forma de aprovechar la vertiente creativa y mantenerse al día en un mundo en evolución donde la moda, la música, las películas y la tecnología se combinan cada vez más.

Uno de los diseños creados por Gucci para la plataforma Roblox. | D.R.

Por su parte, el director creativo de la enseña italiana, Alessandro Michele, describe el Metaverso como “un nuevo territorio a explorar”. Según explica, “la moda se ha convertido en más que una tienda a pie de calle. Creo que estamos en una fase en la que tal vez el mundo quiera ir más allá de la revolución industrializada y no sepa cómo hacerlo, especialmente ahora, tras la pandemia. Es una gran oportunidad para acelerar los cambios".

- Rodarte y '¡Canta 2!', o el último encuentro de moda y animación

- La tendencia 'retro' vuelve con el conjunto que nos llena de alegría y energía positiva

Con las fronteras físicas y digitales más borrosas que nunca, este prometedor horizonte se intuye, sin embargo, cada vez con más nitidez. Las posibilidades infinitas del Metaverso pueden lograr que los creadores de moda encuentren nuevas vías de expresión que permitan también a los usuarios lanzarse a una nueva existencia.