Sarah Jessica Parker en el estreno de su obra de teatro en Broadway. | Getty images

Sarah Jessica Parker con el vestido "rosa Nueva York" que no sabíamos que necesitábamos

La actriz nos ha dejado un gran look en el estreno de su obra de teatro en Broadway, Plaza Suite. 

María Aguirre

Impecable y glamurosa, así se imagina uno a Sarah Jessica Parker cuando pisa una alfombra roja. Seguramente, pocas predicciones son más fáciles de acertar porque rara vez, si es que se ha dado, ocurre de otra manera. El look que ha lucido en el estreno en Broadway de su propia obra, Plaza Suite, es una nueva demostración de ello.

Desde que protagonizara Sexo en Nueva York, el estilo de la actriz nacida con corazón ‘newyorker’ y el de su personaje en la icónica serie, Carrie Bradshaw, se han fundido hasta tal punto que dos décadas después sigue siendo difícil no encontrar referencias y puntos de encuentro entre uno y otro. Y más teniendo en cuenta que ambas, persona real y personaje, desarrollan sus vidas en el mismo “plató”, las calles de Manhattan.

Nunca a lo largo de este siglo el estilo de Sarah Jessica ha dejado de interesarnos a las que estamos enganchadas a esto del vestir, pero el estreno de And just like that ha devuelto a la artista a la primera plana, y eso siempre es una alegría para las que disfrutamos con sus exhibiciones de estilo.

Sarah Jessica Parker con vestido de Prabal Gurung
Sarah Jessica Parker con vestido de Prabal Gurung. | Getty images

La última, como decíamos, la ha dado en Broadway, ni más ni menos. En concreto, en el teatro Hudson, a donde ha acudido acompañada por su marido, Matthew Broderick. Y lo ha hecho como manda un escenario de tal enjundia, a lo grande. Con un vestidazo rosa de lo más delicado, pura sofisticación hecha prenda de ropa.

La pieza en cuestión, que está firmada por el diseñador Prabal Gurung, es un vestido de tirantes anchos con escote cuadrado y largo XL (incluso dibuja una especie de minicola en su parte posterior) que lleva una impresionante capa superpuesta, que lo recubre por completo, incluidas las mangas. Esta es semitransparente y está decorada con una serie de incrustaciones de pedrería repartidas por toda la silueta que le dan ese aire tan especial al vestido, entre el regusto de lo clásico y lo excitante de la vanguardia. Pasado y presente se entremezclan a la perfección en un diseño que parece hecho a medida para la reina de la Gran Manzana.

Ya lo ha dicho el propio diseñador estadounidense con raíces de Singapur en sus redes sociales: "Un icono de Nueva York en un rosa de Nueva York", ha escrito en una de las dos publicaciones que ha compartido del look en Instagram. En un segundo post, ha añadido: "Para mí, nadie personifica a Nueva York como Sarah Jessica, en todas las formas posibles, así que fue un gran honor".