Sara Sálamo, embajadora de la inauguración de la tienda de Dockers en Madrid.  | Álvaro Gracia

Sara Sálamo: "Estoy yendo a terapia porque me ayuda a gestionar las críticas que recibo"

Hablamos sobre moda sostenible, la cara menos amable de las redes y los planes de futuro a nivel personal y profesional de la actriz, a quien pillamos en la 'embajada del espíritu californiano' que Dockers acaba de inaugurar en Madrid.

SILVIA VÁZQUEZ

Es una mujer reivindicativa y con las ideas bien claras; por eso Sara Sálamo no duda a la hora de alzar la voz ante las causas que le preocupan (aunque hacerlo le haya traído más de una polémica); como el feminismo, la conciliación o el cuidado del planeta. Tanto es así que acaba de recibir un premio por su labor contra la violencia de género, compagina su trabajo como actriz (ahora se prepara además para ser directora) con su vida en familia junto al futbolista Isco Alarcón y, además, se asocia con marcas comprometidas con el medio ambiente. Ella misma nos lo cuenta todo. 

Se acerca el cambio de año, ¿qué le pides al 2022?
Salud, sin duda. La situación se está descontrolando otra vez con el Covid y me preocupa. Además, supongo que con las celebraciones, las cenas de empresa y demás vendrán malos momentos, así que espero que sean lo menos malos posible. Y a parte, yo lo que le pido siempre a la vida siempre es que mi familia esté bien y tener trabajo.

La actriz Sara Sálamo luce las prendas cómodas y sostenibles de Dockers en el nuevo espacio de la marca en Madrid. | Álvaro Gracia

Justo acabas de estrenar una película muy navideña. ¿Qué nos puedes contar de 'El Refugio'?
Es una comedia muy divertida para toda la familia. Interpreto a Alex, una estilista que es una loca de la moda y se queda encerrada en un refugio junto a otras personas, al más puro estilo Filomena, y pierde su maleta. Creo que en esos momentos a todos nos hace falta reírnos un poco, por eso es un planazo ir al cine a verla. 

Y tú, ¿qué planes tienes para estas Navidades?
Disfrutar en familia, estar con los míos y, sobre todo, generar recuerdos para el futuro. Ahora que los niños son tan pequeños [Piero celebrará su primer cumple el 30 de diciembre; Theo tiene dos años y Isco Jr. -fruto de una relación anterior del futbolista- siete] es todo muy divertido: cada comentario, cada anécdota es algo para guardar.

¿Te ha cambiado mucho la maternidad?
Ha cambiado mi vida en todos los aspectos y en estas fechas además es muy especial. Hace poco estuvimos en una cabalgata y solo por verles los ojitos merece la pena todo.

A nivel profesional, ¿qué proyectos tienes para el nuevo año?
Ahora mismo estoy estudiando dirección de cine y estoy muy ilusionada con los proyectos de la escuela. La verdad es que llevaba mucho tiempo queriendo atreverme pero me daba miedo perder un poco el foco de lo que estaba haciendo. Al final me he despojado de ese miedo y me he lanzado porque realmente a mí lo que me gusta es contar cosas, ya sea como actriz o desde el otro lugar. Me parece una experiencia muy estimulante y me apetece probarla.

Además, te estrenas como embajadora de la tienda de Dockers en Madrid. ¿Qué le pides a una marca para colaborar con ella?
Lo primero que tenga unos valores como los míos y, en este caso, Dockers es una firma 100% comprometida con el planeta: sus prendas son sostenibles, emplean técnicas que han conseguido ahorrar hasta 74 millones de litros de agua en la producción, usan algodones orgánicos, fibras recicladas... Creo que es importante que la industria de la moda avance en este sentido. Además, me encanta el rollazo de su línea de mujer porque las prendas son cómodas y muy de mi estilo para el día a día.

La tienda de Dockers en Madrid, una embajada del estilo californiano.  | MIREIA RODRIGUEZ

Como consumidora, ¿tienes en cuenta la parte 'eco' en tus compras?
Sí, tanto en la moda como en el maquillaje intento hacer todo lo que esté en mi mano para reducir el impacto lo máximo posible. Además soy vegetariana, por salud, porque adoro los animales y porque creo que evitar la ganadería industrial es una forma de cuidar el medio ambiente. Al final soy madre y me gustaría que mis hijos tuvieran un sitio guay donde vivir.

Esta marca además abandera el espíritu californiano. ¿Te identificas con esa mentalidad positiva de que todo es posible?
Sí, sino
 no hubiera dado el paso de mudarme sola con 18 años a Madrid sin conocer a nadie. Siento que poner ilusión y ganas trae resultados positivos; de hecho, tengo un tatuaje con la palabra "Meraki", en griego que significa que todo lo que hagas lo hagas con pasión y creatividad. Creo que el mensaje que manda es aprovechar el momento y enganchar las oportunidades que te vengan.

Tristemente, el debate sobre las críticas en las redes sociales está de plena actualidad. En tu caso, que has estado en el centro de la polémica en tantas ocasiones, ¿te han llegado a afectar los malos comentarios?
Sí, sin duda. Al final no somos robots y hay día que por tu situación personal te afecta más ese bullying de las redes sociales. Me parece que es momento de abrir los ojos y de endurecer o poner algún tipo de restricción a quien violenta, acosa o agrede a otro a través de las pantallas. 

Personalmente, ¿cómo gestionas esos aluviones de críticas?
Ahora mismo yendo a terapia. He empezado hace poco y me gusta mucho porque el psicoanálisis me ayuda a conocerme más a mí misma, detectar de dónde vienen las cosas, encontrar herramientas para gestionarlo... Soy una adicta al saber, entonces todo lo que sea estudiar y aprender me encanta.

Sara Sálamo aclara por qué dejó de llevar a su hijo a la guardería (e inspira críticas, 'likes' y un interesante debate)

- El posado de Sara Sálamo 3 días después de dar a luz para mostrar la realidad del posparto

El Ministerio de Igualdad te otorgó hace unos días el Premio 'Cultura contra la Violencia de Género'. ¿Qué supone para ti este reconocimiento?
Sinceramente fue muy emocionante; estaba sentada en la butaca oyendo a mis compañeras antes que yo y ya estaba llorando y cuando me tocó subir al escenario apenas podía hablar. Ciertamente he recibido mucho odio por luchar contra algo que a mí me parece muy obvio que es la igualdad y me alegra recibir este reconocimiento. Lo recogí muy contenta y muy orgullosa, aunque ojalá no tuvieran que existir este tipo de premios. Pero bueno, vamos dando pasitos aunque sean pequeños.

Tu discurso en la ceremonia ha sido superviral...
Gracias, lo escribí desde las entrañas y desde la más absoluta sinceridad en una nota del móvil y ni siquiera quise revisarlo mucho. Ya que me daban un premio, yo quería dar algo de mí y preferí no hacer un discurso institucional, sino algo personal y hablar en primera persona. Supongo que eso fue lo que llegó a la gente.