Marta Nieto en la presentación de Lasciarsi un giorno a Roma. | Gtres

Marta Nieto presume de vestido con margaritas para el invierno

La actriz ha presentado su última película Lasciarsi un giorno a Roma.

Julia García

Marta Nieto ha conquistado la Ciudad Eterna. Lo ha hecho en el estreno de la nueva película que protagoniza, Lasciarsi un giorno a Roma, que lleva en su nombre el de la urbe donde nos ha regalado un nuevo lookazo de altura.

La actriz, que acumula nominaciones en los recién celebrados premios Forqué y en los premios Goya del próximo año por su trabajo en Tres, ya ya está inmersa en la presentación de este nuevo trabajo, una comedia romántica dirigida por Edoardo Leo en la que aborda la separación después de una larga convivencia cuyo título proviene de una canción de Niccolò Fabi.

En la puesta de largo de la cinta en Roma, Nieto ha demostrado por qué es una de las celebrities españolas que siempre está en las listas de mejor vestidas en las distintas alfombras rojas que pisa. En esta ocasión, ha conseguido una nueva matrícula de honor apostando por el negro, color que domina todo el vestido midi y asimétrico que ha escogido para esta aparición pública en la capital italiana.

Marta Nieto con vestido de margaritas, de Philosophy. | Gtres

El vestido, muy elegante, es de cuello cerrado y mana larga, y destaca no solo por el sutil estampado floral de margaritas que decora parte de la pieza, sino también por detalles de estilo que son tendencia como el fruncido en la parte central de la misma, a la altura del abdomen de la actriz.

También es muy llamativo y original el modo en el que Philosophy di Lorenzo Serafini, sello que firma este vestido de evidente aire romántico, remata su creación al convertir en una falda plisada asimétrica lo que hasta la altura de las rodillas es una falda de tubo, ajustada a la silueta de la artista.

Para acompañar un vestido que pide a voces ser el protagonista de cualquier look del que sea la piedra angular, Marta Nieto ha optado de manera inteligente por arroparlo con uno de los pares icónicos de zapatos de la firma parisina Roger Vivier en raso de seda negro zapatos, el mismo que el del vestido, de manera que este no pierda protagonismo.

Además, ha puesto la guinda al estilismo con un beauty look que prolonga el romanticismo del vestido, ya que ha lucido un peinado con raya a un lado, también asimétrico, en el que su media melena dibuja unas ondas que le sientan de maravilla adornadas con un clip a base de cristales también de la casa Roger Vivier.