Locos por las zapatillas

Descubrimos a cuatro caras conocidas que adoran el calzado sport. Una actriz, un diseñador, una ilustradora y un presentador de televisión nos desvelan su pasión, nada oculta, por la cara fashion de este complemento.

ESTER AGUADO

Natalia Verbeke
Acaba de rodar La Bella Otero, una tv movie sobre la bailarina española que triunfó en la Belle Époque parisina, mientras espera el estreno de sus dos últimas películas: La tempestad y Guantanamera.

¿Tienes unas zapatillas favoritas?
¡Claro! Unas de bota que combinan piel de serpiente en color beis y el logo en terciopelo marrón chocolate. Me encantan las altas, porque me dan la sensación de que voy más vestida.

¿Con qué las combinas?
Con vaqueros y un abrigo de piel, por ejemplo: me gusta mezclar y romper. Los modelos de bota me los pongo con falda, porque dan un toque muy cañero.

¿Tus últimas adquisiciones?
Unas de tela gris para hacer deporte: me las compré en Nueva York porque olvidé las mías en casa.

Una ocasión para abandonarlas...
Si me invitan a una gala. Aunque en una ocasión, la firma Nike me propuso hacer unos zapatos con su logo, pero al final quedó solo en un proyecto. ¡Una pena!

¿Reciclas los modelos más antiguos?
Sí, se los regalo a mis amigas, aunque me resisto a perder algunas de vista. ¿Un ejemplo? Unas botas de cuero negro hasta la rodilla que llevan suela doble. ¡Son totales!

¿Cómo y dónde las almacenas?
Las guardo en el vestidor, con una polaroid pegada a cada caja para reconocerlas. Tengo más de cincuenta pares.

¿Alguna marca preferida?
Sí, hace cuatro años que soy fiel a Nike.

Juan Duyos
Nada menos que 14 años en la moda avalan la trayectoria de este eterno joven diseñador, que busca seguir provocando en cada apuesta. Lo último, su colección otoño-invierno 07-08 en Cibeles.

¿Cómo llevas las zapatillas?
Absolutamente con todo. Tengo unas de Louis Vuitton que me pongo cuando voy de traje. Odio los zapatos y, según pasan los años, me voy volviendo más cómodo.

¿Cuáles son tus preferidas?
Unas Dunlop de color blanco combinadas con vichy crema. Son lo más en Berlín o Londres. Y me gusta que tengan siempre un aire retro.

Tu última adquisición...
Unas Fred Perry diseñadas por Comme des Garçons. Y tengo que hacerme con otras de la colección de Paul Smith.

¿Si tuvieras que elegir una marca?
All Star de Converse. Las últimas las encontré en Nueva Delhi, en India. En los mercadillos tienen cosas inauditas.

¿Has diseñado algún modelo?
Nike me lo propuso: son de bota, combinan blanco y negro, y llevan mi nombre en el velcro del tobillo: muy raperas.

Silvia Prada
Esta ilustradora de 36 años acaba de publicar Art Book. Desde Barcelona, colabora con prestigiosos medios como DazedConfused o Self Service, y expone en galerías y museos. Descúbrela en www.silviaprada.com

Zapas, deportivas, zapatillas...
Bambas. Mi madre, que es gallega, las llama tenis; pero yo las llamo bambas.

¿Cuándo empezó tu afición por ellas?
A los quince años: alucinaba con las Nike que llevaba Leroy en la serie Fama. Unos años después me fui a París con una beca y descubrí tiendas chulas.

¿Cuántas tienes?
Habré acumulado unos doscientos pares, y eso que he ido tirando las viejas.

¿Las que llevan contigo más años?
Unas Vans de cuadros de los años 80.

¿Dónde las sueles comprar?
Aprovecho los viajes, sobre todo a Nueva York: tengo muchas tiendas fichadas en el Lower East Side. Pero en Barcelona, en Poble Sec, hay muchos locales con modelos preciosos.

¿Qué firma marca más tendencia?
Adidas está creciendo en cuanto a imagen –me encantan sus campañas de publicidad– y Vans se recicló hace poco.

Nico Abad
Aunque empezó hace 17 años en el mundo de la tele, dirigir el concurso de Cuatro, Soy el que más sabe de tv del mundo, le ha hecho uno de los rostros más reconocidos entre el gran público.

Descúbrenos tus firmas fetiche...
Me gustan las que vienen del deporte, como la colección Onitsuka de Tiger. Nunca me compraría unas de una firma exclusivamente de moda.

¿Para qué momentos las reservas?
Las llevo siempre puestas, desde muy pequeño, porque odio los zapatos. Mi padre me traía Nike de Estados Unidos y, como nadie las tenía, llamaban la atención: desde niño, estoy acostumbrado a exhibirme. Las zapatillas forjaron mi carácter (risas).

Ahora, ¿dónde las consigues?
En los outlets que están a las afueras de Nueva York. Además de económicas, se consiguen modelos que ya están descatalogados. También en Miami he comprado muchos pares.

¿Tienes algún estilo especial?
Lo fundamental de unas zapatillas es que te pregunten por ellas. Me gustan originales y difíciles de conseguir. Tengo pocos pares, pero exquisitos.