Delmaine Donson / ISTOCK

Lencería sostenible: la moda responsable llega también a nuestra ropa interior

¿Por qué comprar ropa interior sostenible? No sólo para proteger el medio ambiente, sino también para que tu cuerpo pueda llevar algo 100% natural.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Algodón orgánico, nylon reciclado, hilos de Tencel, bambú y seda vegetal: la ropa interior es cada vez más sostenible y ecológica. El motivo es bien sencillo: estas prendas son una parte importante de nuestro vestuario y su función es actuar como una segunda piel. Están en estrecho contacto con nuestras partes más delicadas, que necesitan tejidos de calidad, transpirables y lo más sostenibles posible para el cuerpo y el planeta. Te contamos cómo aprender a invertir en lencería sostenible.

Tejidos sostenibles

La oferta de materiales y tejidos ecológicos es más amplia de lo que crees. Por un lado tenemos el algodón orgánico, que es una de las fibras de origen natural más utilizadas y conocidas. El Tencel o Lyocell, similar a la viscosa, es un tejido ecológico fabricado a partir de eucaliptos, ideal para las estaciones más cálidas, ya que es muy fresco y ligero. Es muy similar al lino, pero es más absorbente y ligero. También es muy suave al tacto. El modal, por su parte, es un tejido similar a la viscosa, pero fabricado con fibras de haya. También disponemos de fibra de bambú, que cuenta con la certificación FSC (Forest Stewardship Council), que acredita su origen natural. Y luego está el Econyl, el nylon reciclado, que utiliza plástico recogido de los fondos marinos.

Marcas españolas

Aunque no lo sepas, en nuestro país son varias las marcas existentes que se dedican exclusivamente a crear y comercializar ropa interior sostenible, y la posibilidad de probar sus productos está a solo unos clics de distancia.  

Maripuri Tijeritas: fueron pioneras en España en lanzar una marca sostenible en lencería, pues llevan en el mercado desde el 2008 creando y diseñando ropa íntima cómoda y sostenible. Producen en talleres de cercanía y con manos expertas en la confección de ropa íntima, algo clave para reducir sus emisiones de CO2, tener menos intermediarios y más calidad. Su producción es pequeña y controlada, para no generar residuos y cuidar la calidad de las prendas. 

Dabooty: su creadora, Anita Vasco, se dio cuenta de que quería cambiar el mundo y que podía hacerlo creando prendas divertidas que contagien el cachondeo y buen rollo, repartiendo felicidad con productos de calidad y resistentes, que además fueran sostenibles. Así nació esta marca que solo trabaja con materiales sostenibles, producción en España y mucha ilusión. Además, en la producción tienen en cuenta la inclusión de la mujer y el trabajo local y solo utilizan telas de algodón orgánico con certificado GOTS sin usar ni aplicar químicos.

Marcas internacionales

Nago: esta marca de Polonia tiene un diseño minimalista, y sus piezas están creadas con materiales de origen ecológico y sostenible, lo que hace que sus colecciones sean siempre delicadas y refinadas.

Pansy: una marca americana que apuesta también por la producción local. El algodón se recoge en Texas, se procesa en Carolina del Norte y se cose y diseña en California. Su oferta se centra en colecciones de colores brillantes y líneas sencillas.

¿A qué esperas para empezar a utilizar lencería 'green'?