Irina Shayk y Adam Senn para Blanco

La top y el nuevo sex symbol americano son la nueva imagen de Blanco para esta temporada. ¿La consigna? ¡Enseña el body!

Susana Fernández

Destino Los Ángeles y una maleta de poco peso. La cadena de tiendas desvela su secreto mejor guardado de esta temporada y presenta a Irina Shayk como la espectacular imagen de su colección Beachwear. Una belleza exuberante que se consagró tras ser portada de la revista Sports Illustrated.
Auténtica, atrevida y vital. Las curvas de la modelo rusa se definen a ritmo de baño, microshorts y colores flúor. Las propuestas están pensadas para vivir al límite las horas de playa; para exprimir los largos días de verano. Los biquinis se desmarcan. Con rayas, lisos o con estampados salvajes, el impacto visual lo causa la fuerza del color. Del rosa chicle al fucsia neón; el blanco nuclear como punto de parada, y del verde lima al azul océano. Todos eléctricos y todos brillantes.
Sin embargo, la auténtica revolución tiene un nombre: Super Push Up, el último modelo de sujetador que aumenta, realza el pecho y muestra un escote altamente provocador. Para seguir cargando de energía cada uno de los looks, se suman flores exóticas, deggings, shorts vaqueros de efecto envejecido o tie-dye, y piezas de bisutería únicas.

Tan explosivo como Irina es Adam Senn, el nuevo sex symbol americano. Sus trabajos le han hecho merecedor de premios como el de Glamour Belleza al Modelo Masculino del Año.
A él le toca jugar el papel de tipo deportista, muy atractivo y algo duro que con sólo una camiseta de tirantes amplia y unos bermudas cómodos resulta irresistible. El color juega su estrategia también en la colección masculina y la intensidad de los verdes, azules y rosas, sirve para revitalizar looks al instante. Looks que se inspiran en las costas de la baja California, al igual que lo hace la colección de baño para el hombre, que este verano apuesta por los diseños cortos de inspiración surfera.