De picnic. | FluxFactory / ISTOCK

La novedad de Ikea que te va a dejar loca: un cojín que se convierte en abrigo y edredón

¿Un cojín, un edredón o un abrigo (o pijama campero)? El nuevo producto de Ikea se llama Fältmal y une las tres cosas. 

Clara Hernández

Tras enamorarnos con colecciones que ponían en valor la artesanía o la sostenibilidad, Ikea nos ha sorprendido (y nos ha arrancado una sonrisa) con una novedad promete revolucionar la moda campestre, la comodidad y el equipaje de los excursionistas. Porque si el confort es una de las premisas de las colecciones de Ikea, amante de los productos funcionales, del orden y del ahorro de espacio, ahora la firma de decoración sueca ha realizado un derroche de creatividad para crear un producto inclasificable que tiene multitud de usos y que puede lograr que nuestros viajes a la naturaleza sean mucho más agradables. 

Se trata del artículo Fältmal, que en español significaría algo así como "plantilla de campo", y que puede adoptar tres formas distintas para según qué momentos. 

Cojín, abrigo y edredón Fältmal de Ikea. | Ikea

Para empezar, el 'Fältmal' tiene aspecto de cojín mullido en tonos verdes caqui y gris oscuro, con unas dimensiones de 190x120 cm, que puede venirnos de maravilla si queremos echarnos una siesta tras nuestro paseo por el campo. Sin embargo, esta almohada cuadrada trae sorpresa: para empezar, cuenta con unas cremalleras laterales que, al abrirlas, permite desplegar el relleno por completo, que se convierte en un abrigo de invierno tipo anorak (o pijama-edredón, como lo llama la firma) de manga larga que nos cubre hasta los pies, te envuelve, cubre toda la parte frontal para protegernos de las bajas temperaturas cuando estamos a la intemperie, y que se abrocha con unos botones a la espalda, ideal si estamos sentados para no perder el calor. 

El original cojín convertible en abrigo o pijama-edredón de Ikea. | Ikea

Desabrochado, puede servir como funda nórdica mientras nos relajamos en una hamaca o, si estamos en casa, como manta para acurrucarnos en el sofá. Los botones con los que podemos fijarlo al cuello, nos recuerdan desde Ikea, evitan que la prenda se deslice y que podamos, por ejemplo, saborear un café y maniobrar con la taza sin que se caiga. ¡Todo en uno! Y el cojín, con sus tonos discretos, puede combinar de maravilla con nuestros muebles del salón, siendo un complemento más de este.

Por supuesto, es ligero y fácil de transportar, está hecho de nylon 100% y tiene un precio al que es difícil resistirse (25 euros). Además, se puede lavar fácilmente en la lavadora (el fabricante recomienda a 40º de temperatura como máximo) y es apto para secadora (60º como máximo). Eso sí, no se puede planchar, pero ni falta que le hace. 

La prenda se puede abrochar con botones a la espalda.  | Ikea

¿Te apuntas a la tendencia 'Fältmal'?

Mira otros objetos de Ikea de sus nuevas colecciones que nos tienen enamoradas: