GETTY

Michelle Obama, de primera dama a 'it girl' estadounidense

Su visita a Cuba ha corroborado todas nuestras teorías. Michelle Obama es la nueva 'it girl' estadounidense. 

Garbiñe Continente | Woman.es

La estrecha relación entre la figura de la primera dama y la moda no es algo que nos pille por sorpresa. Nancy Reagan, Rosalynn Carter o la propia Hilary Clinton han sido auténticas musas de estilo para diseñadores de todo el mundo. Pero, si alguien ha revolucionado el ámbito fashion desde la Casa Blanca, ha sido Michelle Obama. 

Desde que entró por la puerta de la mansión más prestigiosa del mundo, se sabía que su llegada sería una revolución. Michelle se convertía en la primera mujer negra en ocupar el asiento junto al presidente de los Estados Unidos. Y, varios años después, hemos podido asistir a otro hecho histórico: un presidente estadounidense pisaba la isla de Cuba por primera vez tras 88 años.

Pero Barack no es el único protagonista de esta historia. Michelle Obama, siempre correcta y perfecta en sus apariciones, pisaba la tierra caribeña con un vestido de estampado floral, firmado por Carolina Herrera, que se agotaba en cuestión de minutos. Al igual que ha ocurrido en otras ocasiones con los looks de Kate Middleton o Letizia Ortiz, la primera dama estadounidense corroboraba, con su última aparición, un secreto a voces: Michelle Obama es la nueva 'it girl' de América. Y no, no lo decimos nosotras, sino más bien su currículum 'fashion'.

GETTY

El primer look que dio que hablar a todo el mundo no fue precisamente uno de los más acertados. Tras solo siete meses en la Casa Blanca, Michelle Obama se disponía a pasar sus primeras vacaciones en el Gran Cañón. Con la máxima expectación de la prensa internacional, la primera dama bajaba del Air Force One con un look que revolucionó a todo un continente: shorts, camiseta de licra, camisa de cuadros y zapatillas. Era la primera vez que una primera dama bajaba de ese avión con un atuendo similar y, con el tiempo, Michelle reconoció haber cometido un grave error. Tranquila 'first lady', para todo hay una primera vez. 

Pero a partir de ahí, su asistencia a eventos, presentaciones, bailes y recepciones eran cada vez más sonadas, por algo más que los motivos institucionales que la llevaban hasta ahí. Michelle Obama comenzó a curtir un estilo propio que, pronto, sería imitado en cada rincón del planeta. Vestidos con forma 'A', faldas y americanas de corte a la cintura, prendas que ajustaba al torso con cinturones joya, piezas sin mangas que dejaban a la luz sus brazos perfectamente contorneados

Así, poco a poco, los diseñadores más prestigiosos del mundo de la moda mataban por vestir a la primera dama en cada una de sus apariciones. J. Mendel, Narciso Rodríguez, Michael Kors, Naeem Khan o Carolina Herrera han sido algunos de los privilegiados en vestir a Michelle Obama en bailes y recepciones. Diseños que, en su mayoría, se agotaban nada más publicar las primeras fotos. 

Y es que, además, el estilo de Michelle se extiende a un terreno más amplio que simples looks. Su estrecha relación con Anna Wintour, la organización de un taller en la propia Casa Blanca para estudiantes de diseño de moda o el legado que la primera dama está dejando sobre sus hijas. Una familia de fashionistas que, poco a poco, vamos descubriendo. De hecho, la mayor de sus hijas, Malia, lució en cuba un vestido de Asos; ¿Hay algo más trendy que una hija del presidente de EE.UU comprando por Internet? 

Los rumores que rondan el nombre de Michelle Obama hablan de la próxima Hilary Clinton, como candidata a la presidencia de Estados Unidos. Lo que es cierto es que el poder y la influencia (tercera en el mundo según la revista Forbes) de la 'first lady' es un hecho más que corroborado y su estilo, elegancia y buen gusto por la moda, también.