El bolero de Tisci

El diseñador de Givechy ha visto cómo uno de sus sueños se convierte en realidad, crear vestuario para el ballet. Y lo hace a lo grande, con una adaptación del Boléro de Ravel en la Ópera de París.

Carmen Melgar

“Estoy muy orgulloso de que, siendo italiano, me haya llamado Brigitte Lefèvre, directora de danza de la Ópera Nacional de París, toda una institución de Francia.” Con estas palabras, Riccardo Tisci (Taranto, 1974) agradecía su primera colaboración en un montaje escénico.

Pero no está solo. En esta andadura le acompaña su musa y amiga Marina Abramovic en el diseño del set, y Sidi Larbi Cherkaoui y Damien Jalet en la coreografía. “¡Boléro es pura intensidad! Quiero que los bailarines se sientan como si estuvieran desnudos”, explica Tisci, cuyas creaciones para la mítica obra de Maurice Ravel guardan la estética de sus laureadas colecciones de costura. Según el diseñador, los trajes expresan sus propia dualidad: oscuridad y romanticismo.