El acierto de comprar vintage

Solo los expertos saben reconocer piezas buenas y precios justos. Cocharán y Delgado revelan sus trucos.

Isabel Margalejo

Diores, chaneles, schiapparellis, lanvines y muglers se codean en las perchas de este templo del vintage con diseños más anónimos pero escogidos uno a uno por su singularidad y calidad. Unas 300 prendas y 700 complementos a la vista, porque en la cava de esta antigua bodega del barrio de Chueca, Bernardo Cocharán y el figurinista de cine Paco Delgado también guardan algunos tesoros, diseños tan especiales que esperan el momento idóneo para sacarlos a la luz.

¿Cuáles son las décadas más buscadas?
En general, los 40, 50 y 60, aunque todo depende de las tendencias del momento. El año pasado fueron los años 60; ahora vuelven los 80. Acabamos de traer cosas especiales de Mugler, Jean Paul Gaultier...

¿Las marcas?
Chanel, Courrèges, Yves Saint Laurent, Christian Dior, Louis Féraud…

¿Y los accesorios?
Sorprendentemente, los tocados. Muchas chicas se los prueban medio en broma, pero siempre terminan comprándolos.

¿Cuáles son piezas de caza mayor, más difíciles de conseguir?
Las de los años 20 y 30. Porque son más escasas y suelen estar más deterioradas.

¿Y lo más especial que tenéis ahora?
Dos cosas de Dior, un conjunto de vestido y chaqueta tipo spencer de los años 50, en raso de seda con botones de azabache; y un minivestido de alta costura de los años 60 en georgette de seda marrón plisado.

¿En qué detalles hay que fijarse a la hora de comprar?
Es importante mirar la tela al trasluz para ver si tiene polilla, y fijarse en las zonas que más se rozan: axilas, puños y cuellos. Si es una prenda cara, debería conservar todos los elementos originales: botones, fornituras; y si es de marca, la etiqueta.

¿En España se encuentra buen vintage?
Sí, pero está escondido en los armarios. Desde que hemos abierto, nos llama gente casi a diario ofreciéndonos cosas: ropa de los años 50, 60, e incluso un vestido de los años 20 de seda. El otro día, por ejemplo, una señora nos vendió parte de su colección de bolsos de Loewe porque quería espacio en el armario para los nuevos.

¿Dónde compráis vosotros?
En Estados Unidos, sobre todo. Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Texas, y también en Londres, en subastas, ferias de mercadillos, e incluso a coleccionistas.

¿Qué es un buen precio y qué no?
En vintage los precios son muy relativos. Los vendedores los fijan en función de la singularidad de la pieza, pero también dependiendo del apego que sienten por ella. A veces piden animaladas porque les da pena desprenderse de un vestido. Sobre todo, en Inglaterra, donde este negocio es muy vocacional. Nosotros procuramos tener precios justos. Hace poco vendimos un mono de los 60 de Chanel por doscientos euros... Eso es un buen precio.

Barco, 42. Madrid. Tel. 915 230 364.