Dónde nacen las tendencias

La aristocracia dictaba la moda hasta que, en el siglo XX, la calle se rebeló e impuso su propia estética. Descubre quién llevó primero lo que tú te pondrás este invierno.

Marta Camps e Irina Urrea

Estilo Rive Gauche
Nació en París, después de la Segunda Guerra Mundial, de la mano de los existencialistas: intelectuales amantes del jazz, desinteresados por la apariencia e impulsores de una estética que apostaba por el color negro, los jerséis de cuello alto, pantalones pitillo, trajes de pana, las bailarinas, rayas y boinas. ¿Su musa? La cantante Juliette Greco.

Botas
Concebidas como calzado de protección contra el frío en muchas guerras y batallas, llegaron a Europa de la mano del ejército persa. Antes de hoy, vivieron su mayor apogeo en el siglo XVII. Entonces aparecieron las botas de embudo, anchas y con vueltas, típicas de los mosqueteros, y las cuissardes, altas hasta el muslo, utilizadas por los piratas para esconder el botín.

Guantes
Símbolo de dignidad y poder en la Edad Media, los guantes sellaban tratados, aseguraban la protección del señor al siervo, se entregaban como premio a los caballeros vencedores y se arrojaban ante el adversario como desafío. Dicen que, en el siglo XVI, Catalina de Médicis regaló un par a la reina de Navarra, impregnados en veneno y polvo de diamante, que fueron la causa de su muerte.

Trench
En 1880, Thomas Burberry inventó la gabardina, tejido de algodón impermeable. En 1914, y por encargo del gobierno británico, creó el Trench 21, abrigo diseñado para proteger a los soldados de la intemperie en las trincheras (de ahí su nombre) durante la Primera Guerra Mundial.

‘Look’ masculino
Representa el modelo de comodidad y poder. De hecho, los hombres fueron los primeros en llevar pantalones, una prenda que ofrecía libertad de movimientos. En 1918, Chanel adaptó el pantalón al guardarropa femenino con sus pijamas de playa. Con todo, esta prenda permaneció vetada a las mujeres en los lugares públicos elegantes hasta los años setenta.

Color negro
Se puso de moda en el siglo XV, convertido en marca de distinción social y poder. ¿Sabías que Felipe IV lo impuso como color oficial de la corte española? Pero el negro también tiene una historia humilde, asociada a la indumentaria típica campesina. En el siglo XX, Coco lo rescató con su petite robe noire, y en una sutil venganza, vistió a las ricas con el color de las campesinas.

Minimalismo
“Menos es más” es un concepto que, en moda, implantó Chanel, retomando la idea del movimiento moderno de arquitectura, personificado por Mies van der Rohe, para despojar a las mujeres de todo lo inútil. A partir de entonces, la elegancia sería sinónimo de simplicidad.

Tacones
Originarios de Oriente, como las botas, y adoptados primero por los hombres, crecieron con Luis XIV, quien, molesto por su baja estatura, los impuso en Versalles. Los de los aristócratas eran rojos, de ahí que se conocieran como talons rouges. Después desaparecieron del calzado masculino para quedarse en el de las mujeres. Eso sí, el tacón de aguja o stiletto no vio la luz hasta 1954, con Roger Vivier para Christian Dior.

Tartán
Tejido típico de los escoceses, nació entre los pueblos celtas, como símbolo de su orgullosa pertenencia a las Highlands. Tanto es así que, entre 1746 y 1785, el gobierno de Londres penó el uso del tartán. En el mundo de la moda, fue Vivienne Westwood quien lo rescató primero para sus pantalones, en su época punk, y para sus rigurosos tailleurs, después.

Vestido de punto
El género de punto se había utilizado sólo para ropa interior y prendas masculinas, hasta que Coco Chanel (de nuevo) lo recuperó como tejido exterior para la mujer. Con sus prácticos diseños de punto, inspirados en el guardarropa masculino, nació el sportswear femenino: moda urbana con la adaptabilidad de las líneas deportivas.