Cartier inaugura boutique en Barcelona

La firma abre nueva joyería en una de las avenidas más hermosas del mundo, el emblemático Paseo de Gracia catalán.

Susana Fernández

Situada en un edificio de mármol y vidrio y a pocos metros de La Pedrera de Gaudí,, se inscribe con modernidad en el exclusivo eje de compras de la ciudad Condal, su majestuoso Paseo de Gracia (nº 82), considerado un verdadero museo a cielo abierto de la arquitectura modernista.

La tienda te traslada a un universo de materiales nobles, como el roble claro para las paredes; las pieles marrones con pespuntes albarderos para las mesas y las consolas... Una atmósfera íntima realizada por el arquitecto Ferran Tortosa según un concepto imaginado por Bruno Moinard en París.

Pero la vinculación de la casa con Barcelona data de mucho tiempo atrás. Joyero de reyes y rey de los joyeros, Cartier se inscribe en la historia como el joyero de las grandes casas reales e imperiales de Europa, una supremacía que le permitió la obtención de numerosos certificados como proveedor oficial, como el que concedido por el rey Alfonso XIII de España en 1904.
Una garantía de excelencia que se confirma posteriormente, en 1929, durante la Exposición Internacional de Barcelona (donde Cartier causó sensación con un collar engastado con diamantes del Aga Khan) y en 2012, gracias a la exposición «El Arte de Cartier» realizada en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, donde se exhibió la diadema estilo guirnalda obsequiada por el rey Alfonso XIII a la reina Victoria Eugenia que data de 1920; un préstamo, verdaderamente excepcional, logrado gracias a la familia real y que la reina Sofía luce en los eventos oficiales.