Sarah Jessica Parker leyendo en la playa. | Gtres

El bañador de Sarah Jessica Parker es el más sencillo y el favorito de las mujeres más elegantes

¿Para qué complicarse con arriesgadas tendencias si se puede presumir de estilo con un básico como este?

Julia García

Si hay alguien que permanece bien atenta a las tendencias esa es Sarah Jessica Parker. A la actriz no se le escapa ni una y siempre sabe muy bien cómo adaptarlas a su estilo para que le funcionen. Pero el hecho de ser toda una experta en moda significa que, además de un gran conocimiento sobre lo que va y bien, tiene siempre presente el inmenso poder que tienen los básicos. 

Unos vaqueros, una camiseta blanca, una blazer, una camisa... y sí, también un bañador. Pero no uno cualquiera, para que entre en la selecta categoría de imprescindibles de un armario no vale uno que sea estampado, con volantes o con demasiadas florituras, sino uno de líneas muy sencillas completamente liso de color negro. Justo como el que la intérprete tiene como favorito. 

Sarah Jessica Parker con bañador negro en la playa
Sarah Jessica Parker con bañador negro en la playa. | Gtres

Sarah Jessica Parker lo ha escogido una vez más para disfrutar de una relajada jornada playera junto a su marido, Matthew Broderick en las inmediaciones de la casa que la pareja tiene en Los Hamptons desde hace varios veranos.

Un bañador, mil y una formas diferentes

Pasan los años y la protagonista de Sexo en Nueva York y And... just like that sigue siendo fiel al mismo diseño: minimalista, de finos tirantes y, por supuesto, de color negro. Eso sí, que cumpla unos mismos requisitos no quiere decir que sea siempre igual ya que distintas firmas pueden tener modelos así con matices diferentes. La propia Sarah Jessica Parker lo ha llevado en el mismo enclave en 2019 de formas redondeadas, un año después con un escote un poco más amplio y ahora de silueta ligeramente en pico con un sutil fruncido en el centro para un mejor ajuste que lo hace aún más favorecedor.

Y es que si hay un punto fuerte en este bañador es lo bien que sienta a cualquier edad. La prueba es que hace tan solo unos días vimos a la cantante Aitana de 23 años con él puesto demostrando que es la pieza perfecta porque te salva cualquier verano porque nunca pasa de moda y ahora ha sido la eterna Carrie Bradshaw quien, a sus 57 años, ha hecho lo propio durante sus vacaciones.  

Puede que precisamente Carrie Bradshaw nunca aparecería en pantalla con un diseño así por ser excesivamente sobrio para ella, pero no hay nada como dar una oportunidad a una prenda de baño así para comprobar en una misma que no hay mejor elección para un chapuzón.