El arte de la provocación, por Alexander Wang

Woman.es

Alexander Wang sabe las reglas del juego: si tomas nota de lo que han hecho durante mucho tiempo Tom Ford o Marc Jacobs, tienes que provocar al público. Por eso, no resulta sorprendente (aunque sí corta ligeramente la respiración encontrarse con las imágenes de forma inesperada) que haya lanzado sendas campañas de publicidad en las que la ropa, que es lo que se promociona, es lo de menos.

Una, para mostrar la colección Primavera/Verano 2016 de la firma, en la que dos mujeres se muestran de lo más irreverentes en unos baños públicos. La otra, mucho más subida de tono, para promocionar su primera línea de vaqueros, Denim X, todo un experimento en sí mismo, desde el producto hasta las imágenes, protagonizadas por la modelo Anna Ewers (nombrada modelo del año) en las que podemos verla prácticamente desnuda y en una actitud casi censorable.

De hecho, Alexander Wang reconoce saber que las imágenes no podrán ver la luz en muchas partes, por el desnudo y la actitud: "Quería una imagen que provocase", dice sin pudor. Esta línea, por cierto, tiene un precio cerca de los 300 dólares (algo menos de 300 euros), algo elevado, es cierto, pero tampoco es algo que le preocupe al diseñador: "Es un mercado hipersaturado, como todo el mundo sabe", así que lo ha hecho con sus propias normas. Y sus propios patronajes, que ha cuidado al detalle.Algo que apenas se aprecia en la campaña, es cierto, por lo que quizá lo que buscaba era acercar al consumidor a la tienda para verlo de verdad...