Abrigo de lana estampado de cuadros con solapas de terciopelo modelo Heidelberg, de Byan. | D.R.

De edición limitada y hechos en España: así es la marca de abrigos que no deja de agotarse

Con tan solo cuatro colecciones, la apuesta en firme por prendas de calidad, estilosas, atemporales y duraderas de Byan ya se ha convertido en un auténtico fenómeno cuyos diseños no paran de agotarse.

ALVARO FERNÁNDEZ-ESPINA

Es la prenda fetiche del armario invernal. Ese salvavidas capaz de levantar cualquier conjunto y darle energía y empaque. Un buen abrigo ocupa, sin duda, el puesto de honor si de lo que hablamos es de construir un estilo rotundo. Del de corte militar al tipo batín en tono camel, el repertorio de esta temporada abarca clásicos que salvan de cualquier apuro. Sin embargo, durante los últimos meses ha comenzado a llamar la atención una firma cuyos diseños no han pasado desapercibidos, ni para las expertas en moda ni para las consumidoras más avezadas. 

Ya sea por la originalidad de sus estampados como por la delicadeza y elegancia de sus patrones, los diseños de Byan no han pasado desapercibidos. Una fórmula que, con un ritmo pausado, sensato pero constante, ha conseguido colocarse con tan solo cuatro colecciones en el radar y ocupar un puesto de honor entre esas firmas tienen algo que aportar a la conversación.

Blazer modelo Milano con estampado púrpura, de Byan. | D.R.

Detrás de Byan encontramos a la arquitecta de interiores Andrea Moragues cuya inquietud estética la llevó a formular esta firma de ropa femenina mientras vivía en India. Después de tres años allí y sin lograr encontrar dónde poder comprar ropa que fuera de su estilo, decidió crearla ella misma, adentrándose de esa manera en el insondable universo de las telas. Trabajando junto a un equipo de sastres empezó a dar forma a una pequeña línea de chaquetas, caftanes y vestidos. 

“Mis amigas te dirían que ya de adolescente customizaba hasta el uniforme del colegio, pero fue en India cuando me atreví a diseñar mi propia ropa”, cuenta la propia Moragues a Woman. “El éxito de esas prendas me sorprendió, ¡la gente me paraba por la calle preguntando dónde las había comprado! Eso supuso un empujón y me planteé desarrollar Byan. Mi primera colección seria constó sólo de tres blazers: pocas cosas pero bien hechas, yo quería ofrecer básicos de calidad capaces de elevar un look. Los abrigos llegaron al año siguiente, fueron la evolución natural”, explica.

Abrigo 100% lana con cuello de pana azulado, de Byan. | D.R.

Al margen de las tendencias, con una atención máxima a las calidades y a los acabados y con una declarada pretensión de belleza y perdurabilidad. Son los pilares fundamentales sobre los que Andrea ha levantado Byan, que solo aspira a convertir conceptos simples en algo especial. “Mi objetivo es crear piezas que duren siempre, que incluso se puedan heredar, pero desde un lugar de amor por la moda”, cuenta. “Presto mucha atención al patrón: mis diseños, a menudo con un toque masculino, recuerdan a la sastrería tradicional. Actualizo conceptos de toda la vida, básicos necesarios en cualquier armario, para que tengan el poder de cambiar un outfit”.

Las solapas de terciopelo con corte clásico de esmoquin, los estampados de cuadros escoceses y las siluetas rectas forman el vocabulario estético de Byan, cuyo precio medio ronda los 240 euros para modelos estrella como Praga, Bilbao, Salzburgo o Palermo. Además la firma mantiene su vocación digital, con un sistema de venta online en su web, es.byan.es, y un solo punto físico en Madrid (la tienda Pietra en Plaza de la Independencia, 9). El número limitado de unidades que se producen es también otro de los grandes alicientes ya que una vez que se agotan, no se repiten. 

Abrigo de lana con estampado de cuadros y solapas de terciopelo rosa, de Byan. | D.R.

Un termómetro de su éxito arrollador es que, ahora mismo no haya existencias disponibles en su web (aunque después de Navidades llegarán novedades). Algo que Andrea, reconoce, se debe “al atractivo de los diseños y a la calidad del producto. Es estiloso, atemporal, duradero, pensado para el día a día, utilizable a cualquier edad y a un precio justo. Además, nos encontramos en un momento propicio para este tipo de propuestas: dados los efectos nocivos del low cost y de la moda rápida, el consumidor se está volviendo selectivo. Byan es una inversión a largo plazo, ofrecemos fiabilidad y garantía”.

Abrigo de lana modelo Praga, de Byan. | D.R.

Ser fiel a sus principios también le ha permitido apostar por la sostenibilidad, otro pilar clave para la industria textil actual en general y para Byan en particular. La producción en España y los límites de producción han sido su gran caballo de batalla, algo que está más que dispuesta a seguir defendiendo y que a la larga también se ha convertido en los valores que hacen más atractivo su producto. 

- Crea un look de contrastes con la blazer bicolor más original y marca la diferencia

- ¿Escapada a la nieve? Ficha estas compras para un look 'après-ski' de experta

“Nuestra identidad se aleja mucho de la moda masificada. Tenemos la suerte de que la demanda supera a la oferta, pero no queremos crecer de forma desaforada; nuestras colecciones son limitadas porque priorizamos la calidad del producto y la sostenibilidad del proceso. Lamento que haya gente que se quede sin su Byan, pero la paciencia es parte del encanto”, asegura Andrea mientras alienta a quienes se hayan quedado (de momento) sin su prenda.

La diseñadora Andrea Moragues, creadora de Byan. | D.R.