La 'influencer' Marta Lozano combina su vestido de novia de Lorezon Caprile con un abanico de Olivier Bernoux. | @jesusisnard | @olivierbernoux / INSTAGRAM

De la alfombra roja de Cannes a la boda 'influencer' del año: estos abanicos españoles son tendencia

Rossy de Palma es quizás su mejor embajadora y la 'instagrammer' Marta Lozano la última en caer en su hechizo. Te presentamos a Olivier Bernoux, el diseñador con raíces españolas cuyos abanicos de lujo han conquistado a Madonna, Rosalía, Beyoncé...

SILVIA VÁZQUEZ

Sin olvidar su función práctica en esta época del año en la que las temperaturas no dejan de subir, en los últimos días los abanicos han subido a la palestra de la actualidad por razones puramente estéticas.

Rossy de Palma, la artista que ha llevado el sabor español al Festival de Cine de Cannes 2022
Rossy de Palma, la artista que ha llevado el sabor español al Festival de Cine de Cannes 2022.  | Vittorio Zunino Celotto / GETTY

Tan seductor como castizo, este accesorio con siglos de historia se abre paso ahora como pieza de moda. Y las artistas se han subido a la tendencia: Chanel Terrero, la representante de España en Eurovisión 2022, lo lució durante su (apoteósica) actuación en Turín como signo inequívoco de nuestro cultura; a su paso por la alfombra roja del Festival de Cannes, Rossy de Palma nos ha regalado un auténtico despliegue de moda con infinidad de looks acompañados por abanicos; y este mismo fin de semana la boda de la 'influencer' Marta Lozano ha dejado sin palabras a Instagram con un tercer vestido de novia combinado con un abanico de plumas blancas en versión XL.

El repertorio de ejemplos es amplio, y no es casualidad que muchos de ellos tengan como denominador común a Olivier Bernoux, el diseñador franco español (su segundo apellido es Hidalgo) que está popularizando el arte del abanico entre 'celebs' de todo el mundo. Además de las ya mencionadas Marta Lozano y Rossy de Palma (quizás su mayor musa además de íntima amiga), en su lista de clientas aparecen mujeres como Rosalía, Nieves Álvarez, Beyoncé o Madonna, para quien el lenguaje propio de los abanicos resultaba demasiado sutil y pidió personalizar los suyos con términos como 'Bitch', 'Fuck' o 'Queen'.

Puede que el secreto del resurgir de los abanicos se encuentre, precisamente, en esta transgresión de códigos; aunque en la firma del creador hay espacio para todos: Bernoux vende desde clásicos con estampado floral hasta modelos con cristales de Swarovski, motivos 'animal print', colores flúor, flecos o plumas de avestruz. Todos ellos, presume, realizados en España con materiales de la mejor calidad para que puedan pasar de madres a hijas en perfecto estado.

Y sí, también cuenta con una sección para hombres. Aunque hoy en día su uso entre los caballeros se ha reducido, tradicionalmente también los llevaban para protegerse del calor. Eso sí, sobrios y de tamaño más pequeño; otra norma que el creador se salta al proponer para ellos piezas informales, con mensajes, calaveras y pistolas. 

Con su familia materna asentada en Córdoba y los veranos de su infancia ligados a Almería, el propio Olivier Bernoux cuenta que los abanicos le fascinan desde niño. Ahora son el sello de identidad de su marca homónima y los vende con precios que oscilan entre 50 y 2.500 euros. Pero su universo no tiene límites y ha ampliado su universo confeccionando bolsos, mascarillas (desde la pandemia) e incluso tocados (firma el de Cristina Pedroche en las Campanadas de 2020), y planea probar suerte con los guantes.

Además de su tienda 'online', la marca cuenta con varios puntos de venta físicos en Madrid (uno en el interior del hotel Palace en Madrid y otro, que también funciona como taller, en la calle Fernando VI) y Sevilla (en la calle San Vicente).