GTRES

10 razones por las que se recordará esta semana de la moda de París

Looks perfectos o imposibles, revivals inesperados, desfiles-espectáculo, sorpresas de última hora y citas imprescindibles. La última cita del calendario fashion nunca defrauda a nadie. Esto es lo mejor de la semana y lo hemos resumido para ti, ¡no te lo pierdas!

Carmen Olalla | Woman.es

1. Próximo destino: Chanel

La colección primavera-verano 15/16 de Chanel aterriza en París por la terminal 5. Sí, porque el Grand Palais se ha transformado, por un día, en el Aeropuerto Rue Cambon de la mano de Karl Lagerfeld. Las modelos hacían el check-in más chic de la historia, desfilando para una colección llena de guiños al transporte aéreo en los accesorios, ‘ugly shoes’ y los clásicos trajes de tweed con el experto corte de la firma. A la hora de embarcar las aerolíneas Chanel esperaban en la terminal famosos como Cara Delevingne y su novia St. Vicent, o Vanessa Paradis y su hija Lily-Rose Depp, la musa de la firma. ¡Disfruten de su vuelo!

2. Arreglá pero informal

En la colección que Chloé presentó para la primavera-verano de 2016, en la que también encontramos vestidos vaporosos de inspiración boho, destacamos, sin duda, sus propuestas más urbanas. Al más puro estilo, sporty chic, Chloé eleva el chándal a otra categoría, sin renunciar a la comodidad. Desenfado y glamour congenian a la perfección en una prendas pensadas para una mujer urbana y activa, que no renuncia a su esencia más femenina.

3. Por sorpresa

Agyness Deyn, la modelo rebelde vuelve a las pasarelas, al menos por un día... Prácticamente desaparecida desde 2009 vuelve a aparecer, a sus 32 años,  por la puerta grande: nada menos que desfilando para Saint Laurent. La modelo se bajó de las pasarelas para iniciar una carrera como actriz, con más que pobres resultados: hizo de stripper en Pusher en 2012. «Gracias Hedi. Ha sido una pasada». Con este escueto pero elocuente agradecimiento colgado en su cuenta de Instagram, Agyness expresaba su gratitud por poder desfilar de nuevo.

D.R.

4. Hola y adiós...

Alexander Wang se despide de Balenciaga ‘en pijama’ con su último desfile, después de tres años de trabajo en París. Tras conocerse la noticia, el pasado julio, de que dejaba la firma, ya se conoce a su sustituto, Demna Gvasalia, de 34 años, diplomado en la Royal Academy of Fine Arts de Amberes. Gvasalia, director creativo de Vêtements, la firma de la que todo el mundo habla en París, también ha trabajado para firmas como Louis Vuitton. ¿Su proxima cita? En marzo en París, donde tendrá que demostrar si colma las expectativas que Balenciaga ha puesto en él.

@modepilot / INSTAGRAM

5. Plástico de lujo

Nos tienen acostumbrados a que la piel sea su punto fuerte, pero esta vez el plástico se asoma a su colección. Es la apuesta de su director creativo, Jonathan Andersen, arriesgada y efectista. Una apuesta arriesgada. De la piel artesana al pvc solo hay un paso, según el diseñador, el de los pantalones transparentes que se cruzan con otras propuestas sobre la pasarela menos excesivas. Todo un cambio de rumbo para la firma española. Está claro, para gustos... materiales. 

6. Las princesas del grunge

Hedi Slimane corona con tiaras y diademas de princesa a sus princesas grunges. Botas de agua y vestidos de seda de clara inspiración noventera, que se ciñen al cuerpo. ¿Sus musas? Son más que evidentes, estrellas de los años 90 como Courtney Love, Kate Moss, etc. «Siempre he preferido a las chicas malas», afirma, entre risas, Slimane. Y lo cierto es que sus vestiditos ligeros, sus perfectos de cuero y su espíritu de los 90 siguen arrasando. ¡Larga vida a las princesas del grunge!

7. El casting del momento

Cuando te rodeas de los mejores, ¿qué puede fallar? Esto es lo que debió de pensar Olivier Rousteing, director creativo de Balmain, cuando planificó su desfile. «Trato de demostrar que las mujeres son mujeres». Y para llevar a cabo su demostración, escogió a las mejores modelos del momento. Sobre la pasarela, Gigi Hadid y Kendall Jenner, quienes se llevaron todas las miradas y unos cuantos y merecidos elogios, para un desfile que abrió la modelo brasileña Caroline Ribeiro. Pero, como Rousteing no quería dejar duda de su afirmación, también desfilaron Doutzen Kroes, Alessandra Ambrosio, Isabeli Fontana, Lily Aldridge, Joan Smalls, Constance Jablonski, Lily Donaldson. Y, para celebrarlo, la after party del desfile se convirtió en la fiesta del momento. ¿el dress code? El nude, obvio.

8. El poder de la Cámara

Como una hermandad... Así funcionó la Chambre Syndicale francesa ante el anuncio de que la firma de las gemelas Olsen, The Row, iba a trasladar su desfile a París. La cita coincidía con los desfiles de Vionnet y Rochas y parece que la presión ejercida sobre editores y críticos de moda, demostró la fuerza de la industria de la moda francesa. Resultado, las gemelas se quedaron prácticamente solas, junto a amigos y clientes fieles, en su castillo de Courances, en las afueras de París. Eso sí, lo cierto es que, pese a quien pese, The Row arrasa.

D.R.

9. La lencería, a la calle

Céline, Louis Vuitton, Saint Laurent, Balenciaga y también The Row, son algunas de las firmas que parecen haberse puesto de acuerdo para sacar la lencería a la calle. Vestidos lenceros que más parecen un salto de cama, encajes que dejan poco a la imaginación, modelos que parecen recién salidas de entre las sábanas y la ropa interior que se asoma al exterior. Está claro que la lencería será la palabra clave de la próxima primavera.

10. Las mejor vestidas de la semana

Si hay un escaparate en el que ‘debes’ epatar, sin duda ese es la fashion week de París. Si entras en el juego, tienes que dar el máximo. Y esta temporada el trono lo consiguen, por derecho, mujeres con personalidad propia, como Leandra Medine, la actriz Michelle Williams o la it gril rusa Miroslava Duma, en parte porque Olivia Palermo, la ‘reina’ del front row y el street style, ni siquiera ha aparecido por la capital francesa, lo que ha disparado los rumores de que podría estar embarazada. Lo cierto es que la neoyorquina Leandra Medine, creadora del blog The Man Repeller, ha hecho gala de su estilo especial y de lo más personal por las calles de París.