Katie Holmes con look de verano con peto verde. | Dylan Travis / GTRES

Para llevar peto en plena ola de calor hay tres reglas básicas que cumplir según Katie Holmes

Guía rápida para exprimir al máximo esta prenda con estilazo incluso cuando llega el verano. 

María Aguirre Alvarez

Hace tiempo que se encontró un auténtico filón en el peto como recurso estilístico. Y eso que fue durante años dilapidado por ser catalogado como demasiado infantil o excesivamente informal. Lo bueno es que no tardaron las diferentes firmas en darse cuenta de lo cómodo que resulta en cualquier circunstancia y que, quizá por eso, es tan utilizado entre las embarazadas, y han tenido a bien interpretarlo de tantas formas que no encontrar al menos una de ellas que te convenza es prácticamente imposible. 

Lo que no parece difícil es sacarle partido con lo que tenemos en el armario. En invierno ya sabemos que un jersey de cuello vuelto puede ser el mejor compañero y que en otoño será mejor cambiar este por una camisa clásica o una blusa vaporosa para conseguir un mejor resultado pero, ¿qué pasa cuando empieza a apretar el calor? ¿Debemos renunciar a él con la llegada del verano? No y este look de Katie Holmes así lo demuestra.

Katie Holmes con peto, camiseta sin mangas y sandalias
Katie Holmes con peto, camiseta sin mangas y sandalias. | Dylan Travis / GTRES

Puede que no sea el peto la primera pieza que te venga a la cabeza cuando vas a vestirte porque son los shorts y los minivestidos los que parece que te llaman desde sus perchas en esta época del año, pero se puede seguir llevando el peto aunque las temperaturas sean altas si se tienen en cuenta las siguientes tres reglas:

1. El color y el tejido del peto

Parece evidente pero muchas veces olvidamos que no todos sirven para cualquier circunstancia y eso significa renunciar a los modelos de pana, de piel o de otros materiales más gruesos y alternarlos en su lugar por los que sean de tejidos más frescos como el lino o el algodón. Si vas a llevarlo en versión vaquera, trata que sea uno más liviano y, preferiblemente, en algún tono claro como el verde agua que lleva la actriz. Recuerda, además, que este puede ser el momento idóneo para presumir de los petos con estampados florales o de los que cuentan con diseños de pantalones recortados o tipo culotte. 

2. La perfecta compañera

Como decíamos, las prendas de punto y las camisas quedan reservadas para los meses de frío, ahora es mejor imitar a Katie Holmes y decantarse por una camiseta básica sin mangas como compañera. También puede ser interesante probar con un crop top que deje a la vista parte de la cintura y jugar así con las aberturas como si de un vestido cut out se tratase o incluso atreverse con un bañador o un bikini si el modelo que tienes se presta a ello. 

3. El calzado

Olvídate de las socorridas zapatillas y ríndete en su lugar ante las sandalias. Pueden ser tipo griegas con tiras que recorran tus pies o de estilo ugly que es como más confortable vas a encontrarte. También puedes seguir los pasos de Katie Holmes y directamente lanzarte ante unas chanclas de piscina de pala. Lo importante es dejar que el pie respire. 

Por último, olvídate de 'it bags' o bolsos demasiado historiados como complemento, una bolsa de tela será suficiente para que tu estilismo estival funcione a la perfección.