La actriz Philippine Leroy Beaulie da vida a Sylvie Grateau en la serie 'Emily in Paris'.  | Carole Bethuel | Netflix

De 'Emily in Paris' nos quedamos con Sylvie: la 'femme fatale' que mejor viste de la serie

Lo sentimos por Emily, pero después de ver la 2ª temporada las redes tienen claro que Sylvie, el personaje interpretado por Philippine Leroy Beaulieu, es la verdadera reina del chic francés.

SILVIA VÁZQUEZ

Al igual que el champagne con el que brindan sin parar en la serie, estas Navidades el estilo de Sylvie ha estado sobre la mesa en todas las conversaciones de 'Emily in Paris' que han surgido entre las amantes de la moda. Porque si la primera temporada la presentaba como ese personaje fuerte y glamuroso que cumple con todos los estereotipos que asociamos a las francesas poderosas, el estreno de la segunda la ha convertido además en un auténtico icono de estilo que reivindica el papel de las mujeres de más de 50 años en el mundo de la moda. 

Emily y Sylvie, protagonistas de estilo de la serie 'Emily in Paris'. | Stéphane Branchu | Netflix

Puede que estuviéramos equivocadas cuando, tras ver los primeros capítulos de la ficción de Netflix, nos preguntábamos si Emily (interpretada por una divertida Lily Collins) sería la nueva Carrie Bradshaw. Y es que, aunque las comparaciones con 'Sexo en Nueva York' resultaron inevitables desde el principio -especialmente tras conocer que en sus créditos aparecían Darren Star y Patricia Field, creador y estilista respectivamente de ambas producciones- si algo hemos aprendido en el último tiempo tanto de 'And just like that' como de lo nuevo de 'Emily in Paris' es que las mujeres maduras son las nuevas protagonistas en materia de moda de la pequeña pantalla.

La actriz que encarna a la carismática Sylvie Grateau es Philippine Leroy Beaulieu, quien a sus 58 años puede presumir de alzarse como un referente del chic francés pese a haber nacido en Italia y no haberse instalado hasta su adolescencia en Francia (país en el que tiene sus raíces gracias a su padre, el también actor Philippe Leroy Beaulieu) cuando comenzó a estudiar interpretación. 

Sylvie Grateau, la más elegante de 'Emily in Paris'. | Stéphanie Branchu | Netflix

En contraposición con los excesivos looks de Emily, Camille y Mindy, en la serie los estilismos de Sylvie (la única del reparto que supera la barrera de los 30 años) hacen gala de ese 'je ne sais quoi' parisino que se traduce en conjuntos son sobrios, sofisticados y elegantísimos sin esfuerzo. Para ello los 'total black' con detalles especiales son sus mejores armas, algo que vemos en un amplio repertorio que abarca desde el mono negro de corte sartorial que acompaña con un pañuelo en tono crudo en las escenas de Versalles hasta el bikini que luce, al más puro estilo 'chica Bond', en las playas de Saint Tropez. 

Sylvie, una 'chica Bond' en las playas de Saint Tropez en 'Emily in Paris'.  | Carole Bethuel | Netflix

También las joyas con personalidad y los accesorios elegidos con mimo forman parte de su cuidado vestuario, en el que no faltan las faldas lápiz, los trajes de chaqueta y pantalón o los vestidos con toques diferenciadores como encajes o transparencias. Todo ello con patrones femeninos y favorecedores que realzan su belleza natural de piel impecable y pelo siempre perfecto. 

Siete 'influencers' de entre 50 y 100 años que arrasan en Instagram con su ESTILAZO

De todos los looks de 'Emily in Paris', ¿cuál es el favorito de su estilista, Patricia Field?

Pero más allá de su aplaudido guardarropa, la jefa de Emily conquista frente a la cámara por su carácter. Cada secuencia suya es un ejemplo de temperamento, garra y sensatez que la sitúa a medio camino entre la estricta Miranda Priestly de 'El diablo viste de Prada' y la cercana Jacqueline Carlyle de 'The bold type', dos títulos a los que muchas fans hacen referencia en las redes al comentar la serie. 

Sylvie, el personaje más carismático de 'Emily in Paris'.  | Stéphanie Branchu | Netflix

Su capacidad para tomar decisiones difíciles sin pestañear y sus 'affaires' con hombres de diferentes edades sin remordimientos le añaden ese aire de 'femme fatale' que una producción como 'Emily in Paris' pedía a gritos para rebajar el tono de la serie, tachado en muchas ocasiones de infantil y plano.