Vestido camisero drapeado de Zara. | Zara

Zara ha actualizado su vestido camisero más exitoso para hacerlo aún más especial

Una nueva versión de esta versátil prenda que nos ha descubierto Rocío Osorno.

Julia García

El pasado otoño, Zara sacó en su catálogo un vestido que estaba llamado a ser un hit de ventas. De estilo camisero, largo midi, satinado, con un sutil fruncido en la parte central y en un tono nacarado ideal para ser combinado de múltiples formas, pasó a ser el favorito de mujeres que enseguida vieron en esta pieza todo el juego que podía dar en un armario y lo bien que podía sentar en cuerpos de formas y edades completamente diferentes entre sí. 

Tal fue su éxito que ahora la firma del grupo Inditex ha querido explotar aquello pero no repitiendo fórmula sino llevándola a un terreno completamente distinto. Ahora no es una de esas piezas atemporales que se pueden tomar como un lienzo en blanco para cambiarles por completo en función de los complementos que lo acompañen, en este caso se ha convertido en algo mucho más contemporáneo gracias a dos detalles esenciales que cambian el vestido por completo. 

Primero el color, que ya no es hielo sino azul celeste; y segundo la manera en la que está dispuesta la hilera de botones, la cual aparece torcida a propósito para darle un aire de lo más especial. Esto último hace que el drapeado aparezca por toda la falda, la cual se vuelve mini y revoluciona por completo el diseño hasta volverlo más actual. 

Ha sido Rocío Osorno la más rápida en fichar de entre las novedades de Zara este original vestido, el cual se vende por el mismo precio que su predecesor, 29,95 euros, aunque nada tenga que ver con este. 

- Este conjunto de Rocío Osorno salvará tus looks de invitada

- El vestido camisero que no te quitarás en meses

- Marta Lozano demuestra que un vestido camisero también puede ser de invitada

Desde la marca proponen combinarlo simplemente con unas botas altas negras planas en lo que podría ser un estilismo perfecto para la primavera y la influencer nos ha dado también otra idea de lucirlo, en su caso acompañado de un chaleco y en clave informal con unas zapatillas y unos calcetines altos; lo que prueba que, a pesar de ser radicalmente distinto al vestido camisero canónico, ofrece las mismas posibilidades a la hora de sacarlo partido durante los meses de buen tiempo.