H&M

Simone Rocha y H&M: la pareja de moda del momento

El jueves 11 de marzo sale a la venta la colaboración de la diseñadora irlandesa con el gigante sueco y no querrás perdértela. Repasamos con la directora creativa de H&M el idilio sartorial del año (y las 111 piezas con las que nos ha hecho volver a enamorarnos de la moda).

Laura García del Río | Woman.es

Rebobinemos a 2004. La colaboración de H&M con Karl Lagerfeld –la primera del gigante sueco con un diseñador, y el primer lance de una fórmula de democratización que se ha convertido en tan recurrente como prolífica– llegaba a las tiendas y las colas de compradores esperando para hacerse con un pedazo del káiser a un precio inusitadamente asequible se alargaban hasta donde alcazaba la vista. Diecisiete años después es el turno de Simone Rocha: la creadora, que justo celebra una década del lanzamiento de su firma homónima, se ha hecho un nombre propio con una estética muy particular que ella define como “un romanticismo moderno” y que hoy cala en la calle por voto popular. Si la serie 'Bridgerton' se ha convertido en un fenómeno sartorial, Rocha puso la primera piedra.

Mañana, cuando la entrega de la enseña con Simone Rocha salga a la venta, no habrá gentíos agolpados en la puerta de las tiendas, pero la premisa –de la idea de incluir esta vez también hombre y niño a los precios, que van de los 14,99 euros por unos calcetines a los 179 por el vestido negro con flores rojas que en H&M creen que será un bestseller– sigue siendo la misma: “las colaboraciones con una celebración de la moda, una fiesta a la que todo el mundo está inventado”, dijo Ann-Sofie Johansson en su día. Las palabras de la directora creativa de H&M son incluso más relevantes hoy: a base de abrazar sin complejos ni miramientos todos los clichés del femenino romántico –los lazos mayúsculos, los volantes, el encaje, el tul, la organza, las transparencias, las perlas– Rocha ha creado una estética que apuntala una visión más abierta, poliédrica y diversa de la feminidad. “El espíritu de Simone es increíblemente inclusivo”, defiende la actriz británica Daisy Edgar-Jones, protagonista de la campaña. “Su ropa está hecha para todos, sea cual sea su edad, la talla que usen, su estilo, sea una chica más femenina o más andrógina. Tiene algo para todos. Y siento que su ropa está hecha para ser usada, para ser vivida. Más moda debería hacerse así”.

Todo en esta colaboración invita a reencontrar el placer de vestirse, de recrearse en una manga mayúscula y una ristra de perlas y dejar de lado el chándal que parecía haberse instalado como uniforme pandémico. Desde la propia colección hasta la campaña con Edgar-Jones y la experiencia de realidad aumentada –la primera del buque sueco– que H&M ha lanzado en colaboración con la artista Faye Wei Wei: a través de un libro de edición limitada con códigos QR podrá verse a personalidades como Helena Bonham Carter, Kaya Gerber o Paloma Elsesser cobrar vida en la pantalla llevando las piezas de la colección. Una forma de hacer esa “invitación multitudinaria” de la que Johansson hablaba siendo consecuentes con el momento actual. “Es maravilloso ver tantas pasiones e inspiraciones de Simone, desde el arte hasta la familia, la artesanía y la música, reunidas en un proyecto increíble. Es una nueva forma de entender una celebración de moda o un desfile”.

Helena Bonham Carter, Kaya Gerber y Paloma Elsesser en la experiencia de realidad aumentada creada por H&M para el lanzamiento de la colección con Simone Rocha. | H&M

Ha trabajado con estrellas como Karl Lagerfeld y firmas más nicho como Maison Margiela. ¿Cuál es la premisa a la hora de elegir un diseñador para sus colaboraciones? Cuando hicimos la colección con Karl Lagerfeld pensábamos que iba a ser una y no más, algo puntual. Pero fue tal éxito que decidimos seguir. Lo que buscamos es a alguien a quien admiramos como creador, y que creemos que nuestros público también apreciará. Y eso puede ir desde Karl Lagerfeld y un Comme des Garçons hasta Simone Rocha o Donatella Versace. Son todos muy distintos, pero todos ellos con grandes creadores, grandes voces de la industria de la moda.

¿Por qué cree que el universo, la estética que ha creado Simone Rocha –con esos vestidos de fantasía, super románticos, casi de princesa de cuento– está teniendo tanto éxito? Tiene una ética muy particular, un estilo único, y eso es algo que destaca. Tiene un mundo mágico. Es cierto que es muy femenina, pero en la superficie, creo. Si miras más allá, hay cierto toque punky, tiene mucho carácter, y sobre todo una autenticidad que es muy inspiradora. Y creo que eso refleja muy bien lo que las mujeres quieren hoy. Incluso si no vistes sus piezas, puedes ver esa visión detrás, e identificarte con ella. E influye el hecho de que sea una mujer diseñando para mujeres: no es tan común hoy. Cada vez hay más, por supuesto, pero Rocha es un caso muy particular. Ha construido su marca por si misma, y un estilo propio muy marcado y particular. Es admirable.

Con su firma, Simone Rocha quería –y de hecho ha conseguido– reformular y ampliar la visión que tenemos de la feminidad. En un momento en el que las mujeres tenemos cada vez hay más libertad para vestir como queramos, ¿cómo refleja su trabajo la noción actual de feminidad? Creo que expresa que la feminidad tiene muchas formas. La feminidad puede ser cualquier cosa hoy en día. Puede ser un vestido de Simone Rocha. O un look más tomboy. O vestirse con ropa de hombre –que, por cierto, ha hecho por primera vez en esta colección con nosotros–. Hay un mensaje de libertad en ello.

¿Cree que el hecho de que su premisa haya tenido tanto éxito está relacionado –o impulsado– por el creciente movimiento feminista? Puede ser. Simone Rocha lleva diez años en escena, con su estilo, no es nueva en el juego. Pero puede que lo que significa ser feminista también haya evolucionado a lo largo de estos años, y ella también ha abierto la puerta a la idea de que se puede ser feminista y vestir casi como una princesa.

El casting de la colección también habla de diversidad. ¿Estamos más cerca de nu cambio real y permanente respecto a los cánones de belleza en la industria de la moda en particular y en la sociedad en general? Sí, lo creo, mucho. He visto un cambio enorme desde que empecé a trabajar. Llevo treinta años en la industria de la moda, y las cosas han cambiado mucho. También, en parte, por la pandemia. Es algo que se venía urdiendo de antes, pero la crisis lo ha acelerado. Lo que estamos viviendo nos ha hecho ver algunas cosas con más claridad: la diversidad, la inclusividad, la sostenibilidad, la circularidad… Ahora vemos que todo el mundo tiene que estar incluido en la sociedad, porque todos somos partes de este mundo, y eso también se refleja en la moda. Incluso si la pandemia ha sido algo terrible, también ha traído cosas positivas.

Tres de los looks de la colección de Simone Rocha para H&M. | H&M

Como la propia Rocha explica, esta colección quiere que la gente vuelva a disfrutar del momento de la moda, de arreglarse. ¿Cree que nos habíamos “desenamorado” de la moda? ¡No! De hecho creo que seguimos enamorados de la moda. Tenemos el deseo de salir, de quedar con nuestros amigos, de irnos de fiesta, de ponernos de punta en blanco y reunirnos en una pista de baile abarrotada. Queremos volver a divertirnos. Y tal vez hayamos parado un poco ese idilio con la ropa, pero creo que va a volver a despegar. E incluso llevar una sudadera, eso también es moda. La “casualización” del vestidor empezó antes de la pandemia, y es otra de las cosas que la coyuntura ha intensificado y le ha dado cancha, pero estoy convencida de que volverá a ser el momento de arreglarse.

La búsqueda de alegría y optimismo es un elemento enraizado en esta colección. ¿Puede la moda cambiar nuestro estado de ánimo? No tengo ninguna duda. Esa es una de las maravillas de la moda. Con lo que llevamos nos comunicamos con el mundo, pero también con nosotros mismos. Puede hacerte sentir más alegre, darte seguridad, subirte el ánimo… Y es una forma muy poderosa de expresarse. Y no es en absoluto trivial. Creo que a menudo se tacha a la moda de superficial y no lo veo así en absoluto: es una forma de comunicarse.

Al menos a primera vista, las piezas de Simone Rocha son el tipo que uno reserva para una ocasión especial, más que para el día a día. Pero su idea es que son prendas hechas para durar, versátiles. Conceptos que uno asociaría más con básicos minimalistas… ¿Que es para usted comprar de una forma consciente y sostenible? Para mi, es pensar antes de comprar, no consumir tanto por impulsos. Si veo algo que me gusta, intento preguntarme antes cuántas veces voy a llevarlo, con qué puedo combinarlo, si ya soy dueña de algo parecido, o incluso cómo puedo reciclarlo si llega el momento en el que ya no lo quiera. Es una especie de checklist que repaso antes de comprar. A veces te enamoras perdidamente de algo, porque cuando compramos, y sobre todo moda, la necesidad se encuentra con el deseo. La ropa tiene mucho que ver con las emociones. Pero hacerse algunas preguntas antes de comprarlo es la única forma de ejercer un consumo más consciente.

¿Qué pieza cree que será el superventas de la colección? Es complicado elegir. Casi imposible. Hay muchas. Los vestidos… El negro con las flores rojas, es maravilloso, y el tipo de pieza que puedes llevar en bucle, una y otra vez, y seguir adorándolo. Simone Rocha es también muy conocida por sus joyas, son muy importante para ella, y en esta colección no faltan: los pendientes, las diademas… Son piezas que además son fáciles de llevar. Puedes ponerte un par de pendientes con una camiseta blanca. Me encanta esa mezcla high-low. Es una colección maravillosa y además muy amplia, porque tiene mujer, hombre y niño. Nos gustaba esa idea de familia. Y sé que Simone disfrutó mucho haciendo la línea de hombre y la de niño: tiene una hija y le probó todas piezas. Así que sí, es difícil elegir.

El vestido negro con flores rojas que, Ann-Sofie Johansson dixit, será uno de los best sellers de la colección. | H&M