D.R.

Loewe y Net-a-Porter se han marcado una oda conjunta a la artesanía

La firma española y el retailer pionero en el e-commerce de moda han ideado una cápsula que define el nuevo lujo: artesano, táctil y (muy) cómodo.

Woman.es

Un conjunto de punto acanalado que dan juego junto o por separado. Una sobrecamisa de lana y cashmere. Un cuello de piel vuelta. Un bolso de fieltro con forma de elefante. Una manta que se puede llevar de capa (tendencia obligada esta temporada). Hasta un par de slippers de borrego. La cápsula que Loewe y Net-a-Porter han lanzado –la primera en la que la firma española se alía con un retailer– tiene 25 piezas, y a cada cual más apetecible. La idea era crear el armario de invierno definitivo. Una que "capture una sensación de confort y lujo moderno", explica J.W Anderson, director creativo de la enseña española. Como si ambos conceptos no estuviesen intrínsecamente vinculados hoy día.

Las capas son uno de los platos fuertes de la colección de Loewe y Net-a-Porter. | D.R.

Ya lo avisaban los expertos: a raíz del cambio de paradigma que orquestó la pandemia en nuestro modo de vida y por ende nuestro armario, el bienestar y la comodidad serían factores determinantes en la noción de lujo en 2021. Y el año que asoma en el calendario no parece desviarse de la senda establecida. "Los consumidores necesitan que las firmas de lujo les ofrezcan un valor terapéutico, motivación, reducción de estrés, y un reclamo sensorial", rezaba un informe de la consultora Bain & Company.

No estamos hablando del look athleisure que capitalizaba el armario con el legging y la zapatilla al frente, auspiciada por la estética streetwear que Supreme subía a la pasarela de Louis Vuitton y Alexander Wang masificaba en sendas colaboraciones con Adidas y H&M. El confort de 2021 no gravita tanto hacia la lycra como al punto, las siluetas fluidas y las líneas limpias. Es lo que Forbes llama "relaxed-meets-smart" y Lyst.com aglutina bajo el florecer de no una sino varias microtendencias: del softcore al cozycore. Hay datos suficientes para que cualquier algoritmo lo secunde: las búsquedas de chaquetas de borrego han crecido un 50%, con los adjetivos "falso" para el pelo y "boxy" para la silueta puntualizando las mayoría de pesquisas; los conjuntos de cashmere suben un 25%; los polos de punto, otro 41%, y entre los mas deseados resulta estar uno de Loewe. 

"Además de trabajar con tejidos idiosincráticos de Loewe como la lana, el cashmere y el borrego, hemos reimaginado algunos de nuestros bolsos más icónicos", explica Jonathan Anderson, director creativo de la firma española, de la colección que ha lanzado en colaboración con Net-a-Porter. | D.R.

No es casualidad que la precisión al citar los tejidos sea un hilo conductor en las búsquedas. La idea de confort, igual que la de lujo, hilvana con materiales agradables al tacto. Y más de un psicólogo puntúa que tras meses de distanciamiento social el contacto es un sentido que hemos agudizado. Igual que la conciencia sostenible que ha cristalizado en una inclinación hacia los tejidos naturales, el hecho a mano y la artesanía. En la agencia de pronóstico de tendencias WGSN la apuntalan como una de las tres tendencias clave para esta temporada –junto al minimalismo sensual y la practicidad para el día– con prendas estrella como el jersey con textura, el vestido columna de punto y el cárdigan con flecos. "A medida que los consumidores buscan cada vez más valor en su ropa, surge la moda con un toque artesanal como un camino importante. La comodidad todavía juega un papel a través del amplio uso de prendas de punto y modelos sueltos, complementados con bordados, flecos y una estética reciclada discreta", explican. "Los materiales también son una forma clave de brindar una sensación de comodidad". Y la premisa aplica también a los accesorios. "La felpa y los tejidos de punto van más allá de la ropa". De zapatos que desdibujan la línea entre el calzado de estar por casa y el de salir al asfalto a bolsos que nada tienen que envidiar en capacidad al de Mary Poppins, y desmienten el éxito de los diseños mini más allá de Instagram y el reboot de Gossip Girl. "Si bien algunos diseñadores optaron por enfocarse en las posibilidades escapistas dentro de la moda, otros prefirieron centrarse en el deseo continuo del consumidor de vestirse con facilidad, funcionalidad y comodidad, un requisito ahora creciente en todas las categorías de productos", puntúan desde WGSN. 

Entre las piezas de la colección: un abrigo con flecos, un cuello de borrego, vestidos de punto y bolsos que, si bien prácticos, también juegan con el gancho visual. | D.R.