Body (54,95 €), de Maidenform. A la venta en El Corte Inglés.

Guía para San Valentín: regala lencería (pero hazlo bien)

Tiene admiradores y detractores por igual: en lo que concierne a San Valentín, nunca llueve a gusto de todos. Si eres de los que quiere tener un detalle sensual con su pareja y aprovechar la ocasión para regalarle lencería, será mejor que sigas unas cuantos consejos, y evitar así decepciones:

Parece obvio, pero no vale señalar a otra mujer en la tienda y decir: "Así, como ella" ni calcular a ojo. La talla de sujetador es una de las medidas más estrictas que hay: o vale o no vale, así que lo mejor será hacer una pequeña investigación previa. Si no es posible, opta por un camisón, que es menos comprometido.

Seguramente quieres que sea un regalo para disfrutar en pareja, y está bien tener en cuenta tus gustos... Pero también los suyos. Fíjate en el tipo de ropa que suele utilizar, si no le gusta algún tipo de tejido (ay, como pique...), porque es fácil errar si no se cuidan estos detalles, por mucho que a ti te encante.

Y consulta con dependientes especializados, que están para ayudarte. Puedes encontrar buenos productos a precios adecuados pero intenta evitar lo barato: tejidos de mala calidad que prácticamente gritan lo poco que valoras a quien recibe el regalo.

Las cosas prácticas son necesarias, pero son aburridas. Un regalo tiene que sorprender, tiene que ser aquello que el otro desea pero nunca se compra, así que, ese tipo de prendas, deja que se las compre ella.

También puede ser un sensual 'body' o quizá un pijama. Siempre y cuando encaje con su forma de ser, será un acierto.