Eugenia Silva y Pikolinos: otro mundo es posible

La Top española más internacional, Eugenia Silva acaba de presentar un gran proyecto solidario del que nace la colección primavera verano 2012 de Pikolinos. La modelo ha compartido protagonismo con el líder Maasai William que ha viajado desde Kenía cautivando a todos los asistentes.

Susana Fernández

La colección Maasai para mujeres llega con fabulosos diseños y coloridos nacidos en el corazón de Kenia. Estos zapatos son el resultado de un proyecto de comercio justo y sostenible que desde Pikolinos llevan a cabo con la Comunidad Maasai de Kenia, para garantizar la sostenibilidad de una de las tribus más amenazadas del planeta, según datos de la ONU. Gracias a este proyecto, Pikolinos ha sido finalista en los Global Fashion Awards 2011 de WGSN, en la categoría de "Marca más sostenible".

Su embajadora, Eugenia Silva, viajó a Kenia junto con Pikolinos para conocer de primera mano el proyecto y a cada una de las mujeres que en él participan. La campaña fotográfica realizada allí con Eugenia, luciendo espectacular en plena sabana africana, será la punta de lanza del proyecto a nivel internacional.

Calzado diseñado y fabricado en Kenia por mujeres Maasai
Este proyecto único, en el que las mujeres maasai bordan artesanalmente la piel de los zapatos y bolsos con su artesanía típica, ya ha permitido mejorar la calidad de vida de toda la comunidad mediante el pago de salarios justos, contribuciones a la comunidad y, gracias a la interactuación de otras entidades, la construcción de una escuela para más de 400 niños en plena sabana africana.

Gracias a este proyecto, las mujeres de esta comunidad han logrado ganar, por primera vez, un salario, algo reservado, como en otros muchos lugares de África, exclusivamente a los hombres. Pero lo más importante es que el trabajo que realizan les permite mantener su cultura y su estilo de vida (la tribu Maasai está declarada en peligro de extinción por Naciones Unidas). El resultado de este proyecto es que más de 1.400 familias Maasai tienen una fuente de ingresos estable que les permiten acceder a bienes básicos como comida o medicamentos.