Verónica Echegui con diadema XL en color negro. | Gtres

Verónica Echegui demuestra lo que eleva la diadema un look en el encuentro de los nominados a los Goya

La actriz, que aspira a un premio por su trabajo como directora de su primer cortometraje, nos ha regalado un look sorprendente para esta época del año. 

Julia García

Apenas unos días después de la celebración de los premios Forqué y del anuncio de los nominados a la edición número 36 de los premios Goya, los más prestigiosos del cine español, se ha celebrado en Madrid el tradicional encuentro entre los elegidos a diferentes candidaturas.

Por la alfombra roja del evento han pasado algunas de las mujeres más estilosas del país; por ejemplo, Milena Smit, uno de los rostros de moda en la actualidad, y también Verónica Echegui, que ha sorprendido con un detalle de estilo muy original: el uso de la diadema XXL. 

La actriz, cuyo primer trabajo como directora, 'Tótem loba', optará en la gala que se celebrá el 12 de febrero de 2022 en Les Arts de Valencia al Goya a mejor cortometraje de ficción, ha vuelto a apostar por un look que no deja indiferente a nadie. Echegui, que suele apostar fuerte por combinaciones arriesgadas y que se salen de los tópicos cuando aparece en eventos de este tipo, no ha defraudado una vez más. 

Verónica Echegui en la cena de los nominados a los Goya. | Gtres

En esta ocasión, la actriz se ha decantado por un outfit que, salvando las distancias, a primera vista nos ha teletransportado a muchas al lejano Oeste americano. Si se analiza el look de forma detallada, no hay tantas similitudes con el vestuario de aquella época, pero los tonos oscuros del vestido estampado, sus volantes por capas horizontales y, sobre todo, el efecto que genera la maxi diadema llena de volumen con el que ha rematado su estilismo, sí hace que el resultado final recuerde a dicha moda. 

Esta última en concreto, la diadema, crea un efecto similar al del sombrero conocido como de doncella, ese que lleva, para que lo entiendas, el personaje de Bo Peep, la pastora, en las primeras películas de Toy Story, antes de cambiar radicalmente de estilo en la cuarta entrega de la saga. Y el vestido, de tirantes y mangas extralargas, tiene un aire boho muy marcado, pero en combinación con la diadema la mente lo asocia, por ejemplo, con los vestidos largos con volantes por capas que lucen las mujeres protagonistas de clásicos del cine del oeste. 

Un ook con aires de western

Es cierto que puede haber ayudado a esta asociación el hecho de que precisamente este género cinematográfico esté, como el musical, de vuelta.  En cualquier caso, de lo que no deja dudas el look de Verónica Echegui en el encuentro de los nominados de los Goya, con independencia de a qué nos recuerde el mismo a cada uno, es que los complementos para el pelo en general y las diademas en particular se ha ganado a pulso ser tendencia.

Como es habitual en este tipo de modas cíclicas, la gran diferencia es que ahora no tienen límites: a diario funcionan siempre que lo desees, como toda la vida, pero no las deberías descartar para tus próximos compromisos formales. Sobre todo si, tal y como ha hecho la protagonista de 'Yo soy la Juani', te decantas por un diseño elegante, negro y en terciopelo en su caso, que además se salga de lo habitual, cosa que ella consigue gracias al tamaño, mucho más grande que las diademas clásicas. Prueba de que ahora las diademas se elevan e incluyen materiales novedosos para ellas, lo cual les abre la puerta de contextos nocturnos y festivos.

¿Te imaginas, por ejemplo, lucir una diadema XL en tu primera boda de la temporada cuando llegue la primavera? No dirás que no es un empujón para atreverse con ello como ha lucido este complemento para el pelo Verónica Echegui.