Paula Echevarría con vestido negro en los Premios Goya. | Gtres

Paula Echevarría, todo glamour en los Premios Goya con su vestido abanico

La actriz ha regresado a la alfombra roja por la puerta grande. 

María Aguirre Álvarez

El historial de Paula Echevarría en la alfombra roja de los Premios Goya es de lo más variado pero siempre con sello Made in Spain. En ediciones pasadas la hemos visto brillar con un diseño verde repleto de lentejuelas, con otro de escote palabra de honor brocado en azul pastel –ambos de Dolores Promesas– y también de color rojo con un imponente diseño de Jorge Vázquez. Por eso su aparición era una de las más esperadas de la noche después de unos años en los que había disfrutado de la gala desde la tranquilidad de su hogar. 

Han merecido la pena estos años de ausencia porque la llegada de la actriz al Palau de les Arts de Valencia ha sido a lo grande. 

De negro, con un vestido de silueta columna y escote palabra de honor realizado en crepé en el que destacaba un hipnótico juego de volantes plisados efecto abanico tanto en la parte superior como en el centro, además de un galón de cristales de Swarovski que abrazaba toda la pieza desde abajo hasta la cintura tanto por delante como detrás. Uno de sus mejores looks hasta la fecha. 

Paula Echevarría con vestido negro de Andrew Pocrid en los Premios Goya
Paula Echevarría con vestido negro de Andrew Pocrid en los Premios Goya. | Gtres

Detrás de este diseño está el sello español Andrew Pocrid del joven cordobés Andrés Pozuelo –encargado de vestir también para este evento a la actriz Luisa Mayol– que se inició en el mundo de la moda flamenca, la cual está muy presente con pequeños detalles que marcan la diferencia en este sentido y llevan el glamour por bandera. 

Boceto del diseño de Andrew Pocrid creado para que Paula Echevarría lo luciera en los Goya
Boceto del diseño de Andrew Pocrid creado para que Paula Echevarría lo luciera en los Goya. | Andrew Pocrid

La mejor compañía para ese vestido tan sofisticado han sido unas sandalias de tacón fabricadas en charol con tira en terciopelo de Lodi y una serie de joyas de Del Páramo Vintage. En concreto, la que fuera protagonista de Velvet ha optado por unos pendientes inspirados en el Hollywood de los 50 con cascada de diamantes talla antigua y montura platino que brillaban entre su melena suelta peinada con raya en medio, además de dos sortijas.