Meghan Markle con moño bailarina y vestido rojo. | Getty images

Meghan Markle vuelve a las galas con un alucinante vestido rojo

Acompañada del Príncipe Harry, la duquesa de Sussex deslumbró con un diseño de Carolina Herrera inolvidable. 

María Aguirre

El regreso de Meghan Markle a la alfombra roja ha sido triunfal. De la mano del Príncipe Harry, sonriente y apostando todo al color con mayor personalidad que existe en la paleta: el rojo.

Quizá haya sido un guiño a una de sus últimas apariciones como miembro de la Casa Real Británica cuando hace un año apareció en una gala en el Royal Albert Hall dejando a todo el mundo con la boca abierta gracias a un imponente look formado por un vestido con capa incorporada firmado por Safiyaa, zapatos de ante de Manolo Blahnik y cartera de mano de Aquazzura, todo a juego; pero, en cualquier caso, la duquesa de Sussex ha sabido muy bien jugar sus cartas frente al armario porque su aparición ha sido a lo grande. 

El protagonista esta vez ha sido un vestido de la colección de Carolina Herrera para la temporada primavera-verano de 2022 de finos tirantes que dejaban un pronunciado escote en uve en la parte delantera y creaban el mismo juego en la parte de atrás. Un diseño que se ajustaba a la cintura para terminar en una gran falda con vuelo en la que aparecía una abertura hasta la altura del muslo y que dejaba a la vista los zapatos de tacón destalonados de Giuseppe Zanotti en un tono un poco más oscuro que destacaban por las hebillas brillantes que aparecían en los laterales. 

Meghan Markle y el príncipe Harry en la gala Salute to Freedom. | Getty images

Para completar semejante estilismo, Meghan Markle ha optado por recoger su melena en un moño bailarina en la parte alta de la cabeza que dejaba su rostro completamente despejado para que deslumbraran aún más los pendientes de oro blanco y diamantes de la casa Birks que están inspirados en los copos de nieve. 

Un par de brazaletes de oro, uno el icónico modelo Love de Cartier y otro de pequeñas bolitas de Jennifer Meyer, han sido los únicos accesorios escogidos por la exactriz junto con la amapola que ha colocado sobre el pecho que simboliza los caídos en la Primera Guerra Mundial y que es uno de los más utilizados por los Windsor. 

Meghan Markle y el Príncipe Harry en una gala en Nueva York. | Getty images

El motivo de la presencia de Meghan Markle en la gala Salute to Freedom celebrada en el Intrepid Museum de Nueva York no ha sido otro que la elección del príncipe Harry para entregar las medallas de honor a miembros del ejército, quien sirvió al ejército británico durante diez años y apareció con algunas de sus condecoraciones más importantes como la del Caballero Comandante de la Real Orden Victoriana o la Medalla de Servicio Operacional para Afganistán.