Irina Shayk con traje a rayas y tirantes de cuero. | Gtres

Irina Shayk o la demostración de que un traje de raya diplomática puede ser sexy

Un arnés de cuero bajo un dos piezas sobrio ha sido la elección de la modelo para acudir al estreno de la película 'Nightmare Alley' protagonizada por su ex, Bradley Cooper.

Julia García

¿Han vuelto Irina Shayk y Bradley Cooper? Es la pregunta que está en boca de todos los medios desde hace semanas sobre esta pareja que rompía en 2019 tras más de cuatro años de convivencia y una hija en común. 

Los rumores saltaron a mediados del mes de noviembre se publicaran unas fotografías del actor y la modelo mientras paseaban del brazo, sonrientes y relajados el Día de Acción de Gracias y, apenas una semana después, fueran vistos de nuevo derrochando complicidad por las calles de Nueva York acompañados de su hija Lea de Seyne así como del matrimonio formado por Anne Hathaway y Adam Shulman. 

Ninguno de los dos ha querido confirmar ni desmentir la posible reconciliación aunque lo que sí han hecho es coincidir de nuevo sobre una alfombra roja. Ha sido en el estreno de Nightmare Alley, una película dirigida por Benicio del Toro que tiene como protagonistas a Rooney Mara y Bradley Cooper, entre otros. Cierto es que no han posado juntos a su llegada a la premiére, pero el simple hecho de que la top acudiera a apoyar a su ex en un momento tan importante para él ha sido lo que muchos han tomado como la ratificación de que su historia de amor ya ha superado el punto y seguido. 

Irina Shayk en el estreno de la película 'Nightmare Alley'. | Getty images

Más allá del interés por ver a la pareja junta de nuevo, la aparición de Irina Shayk en la presentación de la cinta en el auditorio Alice Tully del icónico Lincoln Center fue una demostración de que es toda una maestra en el arte de unir sensualidad y elegancia en un mismo look. 

El poder de un arnés de cuero

Su elección fue un traje de raya diplomática de corte clásico aunque de clásico no tiene nada porque, pese a estar compuesto por una blazer larga y un pantalón de talle alto y corte recto, lo acompañó de un sexi arnés de cuero que dejaba un amplio escote en uve. Una apuesta fuerte por la tendencia bondage que no deja de ganar adeptas esta temporada como han demostrado Kim Kardashian o Jennifer Lopez, entre otras. 

Labios en un potente color rojo, melena recogida en un moño y unos zapatos de tacón fueron la guinda a un look de Irina Shayk solo apto para las más atrevidas como ella, quien no tiene miedos a jugar con la moda en este tipo de contextos.