La actriz y cómica Ana Morgade. | Gtres

Ana Morgade viste un portatrajes para reivindicar los cuerpos más allá de la talla estándar

"Durante muchos años he salido a posar con ropa que no me encajaba muy bien, aterrada, pensando que es mi cuerpo el equivocado. Pero no, era mi actitud la errónea", ha explicado. 

María Aguirre

La Seminci de Valladolid ha comenzado una edición más. Su característica alfombra verde se desplegó para celebrar su jornada inaugural y sobre ella pasaron actrices como Clara Lago, Elia Galera, Eva Marciel y Ana Morgade, entre otras. Esta última fue precisamente quien se convirtió en la atracción de todos los flashes en el photocall cuando apareció ante los medios con un portatrajes y, como ella misma afirmó, "con actitud beyoncesca". 

No, no se trataba de un vestido que simulaba ser esta popular bolsa de tela sobre la que se guardan los diseños para trasladarlos de un sitio a otro sino que era directamente una de ellas en color negro la que había elegido para la ocasión. El por qué de esta sorprendente decisión lo explicó ella misma horas después en su perfil de Instagram en lo que ha sido una reivindicación por la falta de diversidad de tallas en el mundo de la moda.  

"Sí, es un portatrajes. Durante días sufrí pensando qué llevar a la alfombra de Seminci, porque siempre me sucede lo mismo: en los showrooms casi nunca puedo ponerme lo que me gusta, tengo que ponerme lo que me abrocha. No tengo un cuerpo de talla standard, por supuesto no soy modelo, y no me es nada fácil encontrar un vestido que no me haga sentir terriblemente mal hecha", comienza exponiendo la cómica en un texto en el que cuenta lo mal que se ha sentido en numerosas ocasiones por no encontrar prendas con las que sentirse cómoda y favorecida para este tipo de eventos. 

"Durante muchos años he salido a posar con ropa que no me encajaba muy bien, aterrada, pensando que es mi cuerpo el equivocado. Pero no, era mi actitud la errónea. Mi cuerpo es perfecto para lo que soy y a lo que me dedico: la comedia. No puedo cambiar qué se considera un cuerpo aceptable o no, y mucho menos cambiar mi autoestima de un día para otro, y mi relación más o menos despiadada con mi cuerpo (que acaba de hacer la proeza de fabricar a una personita, así que creo que se merece que lo mime un poco)", continúa la actriz al respecto. 

Ana Morgade termina justificando el que dice es el look de su vida con unas palabras que son pura inspiración para amarnos tal y como somos: "Dándole vueltas de madrugada, rumiando qué lucir esta vez, pensé: si es que me queda mejor la bolsa que el traje… Y voilà. Aquí me tienen, señoras. Orgullosa y feliz, con un traje que no me aprieta, no me tira, no me asusta, y representa lo que soy, mejor o peor: una comediante. Y saben qué? Es la primera vez que no me apetece ponerle filtros a la foto". ¡Bravo!