Ana de Armas en el Festival de Deauville. | Reynaud Julien / GTRES

Ana de Armas, radiante de blanco y brillante tras ser ovacionada en Venecia

La actriz ha reaparecido en el Festival de Deauville para continuar con la promoción de Blonde, la esperada película en la que se mete en la piel de Marilyn Monroe. 

Julia García

Ana de Armas ha activado el modo “diva de Hollywood” y no hay quien la pare. La actriz cubana ha alcanzado la madurez personal y profesional, y esto también se traslada a su camaleónico estilo personal: todo lo convierte en oro.

Hace dos días recibió en el Festival de Cine de Venecia una ovación de 14 minutos por su trabajo el Blonde, el biopic sobre Marylin Monroe, y ahora continúa su paseo triunfal por Europa. Tras brillar en la alfombra roja de la Mostra con un vestido coral de Louis Vuitton que quitaba el hipo y diamantes imponentes, la intérprete ha vuelto a confiar en la casa francesa para convertirse en la gran protagonista del Festival de Cine de Deauville.

Ana de Armas con vestido blanco y dorado de Louis Vuitton
Ana de Armas con vestido blanco y dorado de Louis Vuitton. | Reynaud Julien / GTRES

Ana de Armas ha lucido en esta lujosa localidad francesa situada en la costa de Normandía un precioso vestido blanco decorado con bordados dorados por toda su superficie. No se parece en nada al diseño rosa que llevó en Venecia, donde posó junto a Adrián Brody y Brad Pitt, pero resulta igual de espectacular sobre el cuerpo de la actriz que se hizo popular en España con la serie El internado.

Esta capacidad de Ana de Armas brillar con mil y una caras distintas es única y diferencial. Da igual si se trata de un esmoquin con camisa de chorreras como aquel de Alexandre Vauthier que llevó en el preestreno londinense de Knives out en 2019; si se pone un diseño que es toda una oda a los metalizados; o si nos enseña la versatilidad de un traje azul marino de tres piezas cuando los focos la enfocan.

Siempre resulta hipnótico mirarla. Pero es que encima ahora que se ha metido en la piel de Marilyn Monroe parece haber encontrado la confianza necesaria para atreverse con diseños de alfombra roja solo a la altura de las más grandes de Hollywood.

Ana de Armas con vestido blanco con bordados dorados
Ana de Armas con vestido blanco con bordados dorados. | Reynaud Julien / GTRES

Está llamando a golpes a la puerta de este selecto club al que se está ganando su acceso por derecho propio. Su look en Deauville, donde ha dejado todo el protagonismo al sofisticado vestido tipo túnica de líneas sueltas y de manga larga diseñado por Louis Vuitton al lucir joyas discretas y un look beauty natural en el maquillaje y sencillo en lo que respecta al pelo, que lo ha peinado recogido en un moño bajo con raya al medio.

Ojalá no se acabara nunca esta gira de festivales de cine y de promoción de Blonde, que se estrenará en los cines a finales de este mes, unos días antes de que Netflix la incluya en su catálogo de contenidos en streaming a la carta.